Reforma hacendaria, un paso adelante hacia soberanía alimentaria: CNC

La Confederación Nacional Campesina (CNC) celebró que la reforma fiscal beneficie al campo, lo que significa un paso adelante en el objetivo de lograr la soberanía alimentaria.

El senador Gerardo Sánchez García, presidente de la CNC; Rubén Escajeda Jiménez, coordinador de los 84 diputados federales del sector agrario, y José Antonio Rojo García de Alba, quien preside la Comisión de Agricultura en San Lázaro, manifestaron que más de tres millones de pequeños productores resultarán beneficiados.

José Antonio Rojo destacó que los productores del país que menos tienen, aproximadamente 70 por ciento del total, quedan exentos del Impuesto Sobre la Renta (ISR), igual que las personas morales que puedan agruparse en unidades de producción rural hasta con 10 socios o 200 salarios mínimos anualizados.

Al respecto, el diputado Rubén Escajeda explicó que si los campesinos se llegaran a pasar de los ingresos establecidos en la reforma hacendaria, de todos modos tendrían una tasa reducida de 21 por ciento del ISR, lo cual también es una oportunidad para los trabajadores del campo y en el sector medio.

Los integrantes de la CNC destacaron los gravámenes establecidos a la "comida chatarra" y a los refrescos en la reforma aprobada en la Cámara de Diputados.

El presidente de la CNC, Gerardo Sánchez García, explicó que esa medida no afectará al sector cañero, pero sí a la sobreproducción de siete millones de toneladas de azúcar, por lo que se busca cómo incorporarlos al mercado global, regular y hacer la reconversión productiva que se requiere.

Detalló que sólo una séptima parte de la producción de azúcar es la que se utiliza en la fabricación de refrescos, de forma tal que el nuevo impuesto de un peso por litro no impacta.

El legislador advirtió de existe un problema similar con los productores de maíz y de sorgo en el Bajío del país, donde también se buscan alternativas de pignoración y más mercados, de forma tal que la reforma hacendaria no les impacta a ellos y, en todo caso, se tiene que hacer una política integral.

Por ello, se insiste en el Pacto por México para el Campo, en donde se den definiciones de políticas públicas y haya una Ley de Planeación que permita superar las crisis y eventualidades del sector primario, acotó.

Además, previó buenas cosechas para 2014 ya que después de las crisis agudas de sequía en el país actualmente los inventarios de agua son mejor de lo esperado, y ahora los problemas de los campesinos tienen que ver con la agricultura por contrato, la prima de los seguros, un ingreso objetivo justo y algunas otras compensaciones.

"Se está previendo en el presupuesto 2014 porque, a diferencia de anteriores administraciones, el gobierno y los legisladores trabajan por los más olvidados, como lo prueba la creación de la Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero, que va a permitir atender a los pequeños productores del país", añadió.