Identifica Querétaro áreas con problemas de corrupción

Autoridades capitalinas darán autonomía técnica a la Unidad de Acceso a la Información Pública e incorporarán a 10 mil "auditores sociales", tras identificar actos de corrupción en las áreas municipales.

Al presentar una encuesta con el fin de establecer un índice de corrupción, el auditor del municipio de Querétaro, Carlos Rentería, anunció un Sistema de Evaluación Ciudadana, con la incorporación de 10 mil ciudadanos como auditores sociales.

Esto, luego de que el 59 por ciento de la población dijo conocer o saber de un acto de corrupción y el 26.4 por ciento de los jóvenes dijo ser objeto de corrupción policiaca, porque dan dinero para evitar una multa o porque les piden.

En la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), responsable de la encuesta, el auditor señaló que diversos factores hicieron que la corrupción "se enraizara" en los servicios que brinda la administración municipal, hasta llegar a estos niveles.

Entre esos factores, mencionó la ausencia de políticas públicas que combatan la corrupción, la discrecionalidad, la incipiente de la rendición de cuentas, la impunidad y la falta de voluntad política.

A su vez, el investigador de la UAQ, Raúl Martínez Merling, señaló que las áreas o trámites donde se presentan los actos de corrupción son la solicitud de licencias y la aplicación de multas.

Los investigadores de la UAQ aplicaron mil 300 cuestionarios entre finales de febrero e inicio de marzo que permitieron detectar que hay 15 trámites en los que los ciudadanos y funcionarios se ven relacionados con actos de corrupción.

La mayor parte de los trámites susceptibles de estos actos se encuentran en seguridad pública, a través de infracciones de tránsito, pero también en cambios de uso de suelo, pago de predial y gestiones en el registro civil.

Este estudio se repetirá de manera anual para detectar si la corrupción disminuye con el Programa Municipal de Transparencia, Rendición de Cuentas y Combate a la Corrupción, que tiene 33 líneas de acción.

Entre los cambios que se contemplan, destaca la autonomía técnica y de gestión a la Unidad de Acceso a la Información, ampliar los mecanismos de control interno y detectar desviaciones a los procesos.

La parte más importante será la integración de unos 10 mil ciudadanos como auditores sociales, que colaborarán en la vigilancia de las actividades del municipio de Querétaro.