Gana "Una familia de Tokio", de Yôji Yamada, Espiga de Oro en Seminci

La película "Una familia de Tokio" (Tokyo kazoku), del realizador Yôji Yamada, una versión actualizada del clásico de Yasujiro Ozu, ganó la Espiga de Oro de la 58 edición de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci).

La Espiga de Plata recayó en el primer largometraje del realizador Steph Green, "Run & jump".

El jurado de la Sección Oficial dio hoy a conocer el Palmarés del certamen cinematográfico y el director del mismo, Javier Angulo, aseguró que 65 mil espectadores asistieron a ver películas de este encuentro fílmico.

Con "Una familia de Tokio", Yamada ha huido de clichés y encasillamientos que propiciaban sus trabajos más prominentes, como la saga "Tora-san" o su trilogía samurái, cuyas segunda y tercera entregas pasaron por la Seminci en 2005 y 2007, respectivamente.

El director rescató el clásico de Yasujiró Ozu, "Cuentos de Tokio", y confeccionó un "remake" fiel al original, salvo por una actualización temporal que ubica la historia en la capital japonesa, tras el desastre de Fukushima, frente al periodo de bonanza tras la Segunda Guerra Mundial en el que se enmarcaba la película germinal.

Esta modernización rescata así un mensaje universal en una parábola familiar que arranca cuando un envejecido matrimonio viaja a la gran ciudad para visitar a sus tres hijos.

Sin embargo, los jóvenes están tan ocupados con sus absorbentes problemas que, pese a las buenas intenciones para con sus padres, no pasará mucho tiempo hasta que los ancianos sientan que son un estorbo para los ocupados muchachos.

La brecha generacional, el paso del tiempo y la confrontación entre la urbe y el mundo rural son las claves que conforman la Espiga de Oro de la edición número 58 de la Seminci.

El jurado internacional concedió la Espiga de Plata al primer largometraje de Steph Green, "Run & jump", un relato optimista sobre la conexión humana a través de la aceptación.

En la cinta, la cotidianidad de la familia "Casey", que forman "Vanetia", "Conor" y sus dos hijos, se ve alterada por el ictus que sufre "Conor".

Obligado a recuperarse en casa, un joven doctor estadunidense, "Ted", toma buena nota de su proceso de rehabilitación. Este psicólogo, gracias a la beca de investigación que ha obtenido, puede pagar a los "Casey" por su estancia entre ellos, un dinero que es muy bien recibido por "Vanetia", un ama de casa vitalista, pilar fundamental y motor de la familia, quien lucha por recuperar la normalidad para los suyos.

En el apartado de interpretación, el Premio a la Mejor Actriz fue concedido a Nora Navas por el largometraje "Todos queremos lo mejor para ella".

El de Mejor Actor recayó en Zbigniew Walerys, protagonista de "Papusza", de los directores Joanna Kos-Krauze y Krzysztof Krauze, que lograron también el Premio al Mejor Director por este largometraje.

La crítica cinematográfica, el Premio FIPRESCI, fue para la película argentina "La reconstrucción", de Juan Taratuto.