Pide prensa a Obama límites a espionaje foráneo y doméstico

El presidente Barack Obama debe ir más allá de "promesas vagas" sobre la política de espionaje de Estados Unidos y establecer directrices que limiten el poder de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), señaló hoy The New York Times.

En un editorial, el influyente diario estadunidense consideró imperativo el establecimiento de "guías sustantivas" para los programas de vigilancia electrónica de la NSA tanto a nivel doméstico como internacional.

"Una buena manera de arreglar este desbarajuste sería que Washington acepte la propuesta hecha por Alemania y Francia de negociar un pato formal que establezca directrices de vigilancia mutuamente aceptables", señaló en su opinión institucional.

The New York Times sostuvo que corresponde al presidente Obama tomar la iniciativa.

"Debería ir más allá de vagas promesas poco persuasivas sobre el balance entre seguridad y privacidad para establecer guía sustantivas que limiten el poder abrumador de la NSA en el exterior y en casa", insistió.

La Casa Blanca reconoció la víspera que las recientes revelaciones sobre el espionaje de Estados Unidos han complicado sus relaciones con varios países, aunque negó que estas actividades sean conducidas sin control o supervisión alguna.

Por separado, el Departamento de Estado reconoció que las relaciones han provocado "momentos de tensión" con algunos de sus principales aliados en el mundo.

Las últimas revelaciones sobre espionaje provocaron una tormenta política que obligó al presidente Obama a conversar esta semana con los líderes de Francia y Alemania para aliviar las tensiones con dos de sus más cercanos aliados europeos.

Obama conversó el miércoles con la canciller alemana Ángela Merkel tras revelaciones hechas por la prensa de ese país en el sentido de la NSA habría intervenido el teléfono celular de esta para espiar sus conversaciones.

El semanario alemán Der Spiegel reportó recientemente que la NSA penetró el sistema de correos del entonces presidente mexicano Felipe Calderón, lo que generó una condena por parte del gobierno de México.

En septiembre pasado la presidente de Brasil, Dilma Rousseff, pospuso la visita prevista a Washington en protesta por las revelaciones de que ella fue objeto de este espionaje,

The New York Times hizo notar que los programas estadunidenses de recolección de datos no sólo dañan las relaciones políticas con países aliados, sino también afectan usos de las empresas de Internet de Estados Unidos de comercializar sus servicios a nivel internacional.