Recibe el Papa Francisco al presidente de Panamá

El Papa Francisco recibió hoy durante una audiencia privada en El Vaticano al presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, con quien dialogó unos 26 minutos.

A las 10:34 horas local (08:34 GMT), el mandatario llegó hasta la segunda logia del Palacio Apostólico junto a su delegación, de unas trece personas y de la cual formó parte también la ex presidenta Mireya Moscoso.

En la Sala del Troneto, la antecámara de la biblioteca papal, ambos personajes se saludaron. "Santo Padre", dijo Martinelli. "Sea usted bienvenido", replicó el pontífice.

"¿Cómo ha ido con este nuevo puesto?", preguntó el mandatario, provocando la risa de Jorge Mario Bergoglio que exclamó: "¡Qué pregunta!". Inmediatamente después ambos entraron en la biblioteca y se sentaron ante un gran escritorio.

Allí el presidente preguntó: "¿Cómo va su equipo, el San Lorenzo?", refiriéndose a la escuadra de balompié de la cual el Papa es hincha y quien respondió "perdimos ayer".

Tras el diálogo, cara a cara, tuvo lugar un intercambio de regalos y la presentación de la comitiva panameña.

Martinelli obsequió a Francisco una artesanía de filigrana de oro que representa los dioses precolombinos "del río" y que fue realizada por indígenas de su país.

En contraparte recibió un mosaico precioso con un diseño del proyecto antiguo de la Plaza de San Pedro. Además el Papa le obsequió una copia del documento de Aparecida, las conclusiones de la cumbre de obispos de Latinoamérica del año 2007.

"No es necesario que lo lea todo de golpe, porque puede resultar pesado. Elija los temas que le interesa", dijo Bergoglio. "Realmente quiero reducir la pobreza de Panamá", sostuvo Martinelli.

Tras despedirse del pontífice, el presidente panameño se reunió -también en privado- con el responsable para las Relaciones con los Estados del Vaticano, Dominique Mamberti.

Antes de la audiencia con el Papa, el mandatario participó de la develación y bendición de una estatua de la Virgen de la Antigua, patrona de Panamá.

En la ceremonia participaron autoridades políticas y eclesiásticas, entre ellos el cardenal Giuseppe Bertello, gobernador del Estado Vaticano y responsable de bendecir la estatua, de tamaño natural.

Junto a la imagen se colocó una placa recordatoria con la siguiente frase: "Generosa donación del Presidente de la República y el pueblo panameño. Santa María la Antigua, 1513-2013".