Desea Fonseca vencer al Sporting y reitera su confianza en Herrera

El entrenador del Porto, Paulo Fonseca, desea conseguir la victoria este domingo en uno de los clásicos de Portugal contra el Sporting Lisboa, donde estará en juego el liderato, y reiteró su confianza al volante mexicano Héctor Herrera.

Fonseca sabe de la importancia del partido de esta fecha ocho de la Primeira Liga contra uno de los acérrimos rivales, por lo que hay optimismo en el plantel para sacar el triunfo y continuar en el primer lugar de la clasificación.

"Hemos estado bien preparados y estamos listos para dar una respuesta positiva en el partido del campeonato (ante Sporting). Francamente somos optimistas. El Porto siempre es favorito en nuestra liga, siempre quiere ganar y asumir siempre el favoritismo".

Agregó en conferencia de prensa que es un duelo especial por el rival en turno, pero no pasa de conseguir las tres unidades, objetivo que los blanquiazules tienen en mente para darle una alegría a sus seguidores en el Estadio Do Dragao.

Paulo Fonseca también reiteró su voto de confianza hacia el volante tijuanense Héctor Herrera, quien el martes anterior salió expulsado al minuto seis y complicó el accionar del Porto en su duelo de Champions contra el Zenit, equipo ruso que se quedó con el triunfo 1-0.

"Mantengo la confianza en el jugador (Héctor Herrera)", enfatizó el timonel de los "dragones", quien hasta este sábado dará a conocer su convocatoria para el atractivo duelo contra el club lisboeta, donde se espera que Herrera y el defensa mexicano Diego Reyes sean considerados.

Finalmente, descartó que su escuadra vaya a tener un desgaste físico por el hecho de que jugó el martes en la Liga de Campeones y el domingo lo hará frente al Sporting Lisboa, pues hubo varios días para una buena recuperación.

Los "dragones", actuales campeones de la Liga de Portugal, comandan la clasificación con 19 unidades, en tanto que Sporting Lisboa tiene 17 en el segundo escalón, por lo que estará en juego el liderato entre estos dos clubes que por ahora marchan invictos.