CNDH envía recomendación a Manuel Mondragón por un caso de tortura

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) dirigió al titular de la Comisión Nacional de Seguridad, Manuel Mondragón y Kalb, una recomendación por la tortura que sufrió una persona a manos de policías federales en Ciudad Juárez, Chihuahua.

El organismo detalló que por más de nueve horas, la víctima fue retenida en un llano, donde los uniformados lo golpearon y le quemaron una mano con un encendedor.

De acuerdo con la CNDH, seis agentes policíacos armados y vestidos con chalecos antibalas y el logotipo de la institución federal detuvieron a la persona cuando conversaba en el domicilio de una conocida.

Los elementos de la Policía Federal le cubrieron el rostro con su playera, lo subieron a una de las camionetas en las que viajaban y le ordenaron permanecer agachado con la frente en las rodillas.

"Lo golpearon en las costillas y cabeza con un casco y lo amenazaron con matarlo si no señalaba un punto de venta de droga", detalló la comisión

Luego "lo bajaron por la fuerza en un paraje, le golpearon en abdomen y costillas, le sujetaron las manos y le arrojaron agua en la cara y después le colocaron una bolsa de plástico para impedirle respirar"; enseguida le pusieron otra impregnada con gas pimienta.

En un comunicado abundó que luego fue trasladado a las instalaciones de la Policía Federal en Ciudad Juárez, donde fue golpeado reiteradamente y le quemaron el dorso de una mano al negarse a reconocer que llevaba una mochila con droga.

"Le advirtieron que debía indicar que se lesionó en forma accidental con una sartén. Fue trasladado a la Cruz Roja a las 00:30 horas del día siguiente y después, puesto a disposición del Ministerio Público Federal", dijo.

El organismo constató la violación a los derechos humanos a la legalidad, seguridad jurídica, trato digno, libertad, integridad y seguridad personal de la víctima, ya que los uniformados lo detuvieron arbitrariamente, además de sufrir retención ilegal y tortura.

De acuerdo con el parte informativo de la Policía Federal y el oficio con el que se puso a la persona a disposición del Ministerio Público, esa persona fue detenida por tener una "actitud sospechosa" y tirar una mochila con enervantes.

En el primer reporte la autoridad federal asentó que los hechos ocurrieron a las 21:00 horas, en un segundo informe aseveró que se suscitó a las 23:00, pero la víctima declaró que fue detenido a las 16:00 horas, que no tenía lesiones previas ni llevaba mochila.

La CNDH calculó que como fue puesto a disposición del Ministerio Público hasta las 00:28 horas del siguiente día, esa persona estuvo retenida aproximadamente nueve horas, tiempo en el que la lesionaron.

Personal pericial de la Procuraduría General de la República (PGR) confirmó en su dictamen médico "heridas en el pabellón ocular, costillas, ámpula en dorso de la mano y pierna, todas del lado izquierdo, así como en la zona derecha del tórax".

Mientras que personal médico en el Centro de Readaptación Social Estatal de Ciudad Juárez concluyó que la víctima presenta secuelas físicas y estrés postraumático, derivado de la tortura.

En este sentido, el organismo nacional solicitó al titular del Consejo Nacional de Seguridad repare los daños a la víctima, además de que colabore con esta institución en la queja y denuncia que promueva en el Órgano Interno de Control de la Policía Federal y la PGR, a fin de determinar responsabilidad penal y administrativa de los agentes.

"También garantizar que las personas detenidas en operativos de esa corporación policiaca sean puestas de inmediato a disposición de la autoridad competente", detalla la resolución 39/2013.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos subrayó la urgencia de "eliminar en forma inmediata la práctica de tortura y concientizar a los servidores públicos de esa dependencia que ese uso ilegal constituye una violación de lesa humanidad".