Subraya STPS bondades de reforma fiscal en relación con ámbito laboral

La iniciativa de reforma fiscal promovida por el presidente Enrique Peña Nieto no es regresiva ni asistencialista, sino que tiene sentido social, equitativo y redistributivo de los ingresos, afirmó el secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida.

En conferencia de prensa el funcionario dijo respetar los argumentos que un sector de la iniciativa privada ha presentado en oposición a la propuesta presidencial en materia fiscal, pero no los comparte.

Incluso sostuvo que los empresarios fueron escuchados por el Gobierno de la República a través de la Secretaría de Hacienda y por los integrantes de las cámaras de Diputados y Senadores, y serán éstos los que decidan el contenido final de la reforma.

Entre tanto, el titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) enumeró lo que a su juicio son las bondades de la iniciativa y que tienen incidencia en el ámbito laboral.

En primer lugar comentó que la reforma fiscal es redistributiva del ingreso entre los que menos tienen y los que más ganan, aspecto que no había tenido hasta hoy.

Otro aspecto relevante de la iniciativa, mencionó, es que incluye un capítulo completo sobre la formalización de empleo que tiene qué ver con la desaparición del régimen de pequeños contribuyentes y mecanismos que hacen atractivo a las personas pasarse de la informalidad a la formalidad.

Sobre este punto, dijo que la propuesta incluye que para las personas que decidan darse de alta en Hacienda el primer año no pagarán el Impuesto Sobre la Renta, el segundo año sólo aportarán el 10 por ciento y hasta el tercer año pagarán el 30 por ciento, gozando de todos los beneficios que implica estar en la formalidad como seguridad social, capacitación, retiro y pensión, seguro de desempleo, entre otros.

Navarrete Prida agregó que la iniciativa incluye también acabar con las exenciones fiscales, pues 89 por ciento de las que permite la ley beneficia sólo a 10 por ciento de los mexicanos más ricos, lo que es inequitativo y dicho dinero debería servir para financiera el desarrollo de los que menos tienen.

"En materia fiscal de recaudación de impuestos no petroleros, México está en este momento recabando el 10.5 por ciento de su Producto Interno Bruto, como estaba Estados Unidos en 1941, España en 1973, Japón en 1964, Inglaterra en 1968; es decir, estamos años de distancia de esos países que lograron aumentar su recaudación", puntualizó.

Comentó que la propuesta de aumentar el Impuesto al Valor Agregado (IVA) sí era regresiva, pero aplicar incrementos al ingreso y los regímenes especiales no lo es y quienes sí están en posibilidades de pagarlos son las clases empresariales.

Sobre las cuotas obrero patronales al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) afirmó que no se incrementarán con la reforma y en contraparte sostuvo que con la iniciativa se logrará regular la capacitación y la productividad, prestaciones que se habían desvirtuado y que subsidiaba el gobierno.