Afirman que está en riesgo producción de miel de abeja maya

La producción de miel de la abeja maya (Mellipona beecheii) se encuentra en riesgo de desaparecer por la falta de transmisión del conocimiento en su crianza de padres a hijos y factores como la deforestación, señaló el especialista Rogel Villanueva Gutiérrez.

El investigador y promotor del rescate de esta práctica señaló que la importancia de la producción de miel nativa, con una tradición de más de tres mil años, radica no sólo en la producción del dulce sino en los procesos de polinización que tienen sobre cultivos básicos para el pueblo maya.

La abeja maya -sin aguijón- se maneja desde hace por lo menos tres mil años, pero se ha ido perdiendo la crianza y manejo de esa abeja, la cual es una alternativa económica viable para las comunidades mayas modernas, indicó.

Su crianza se ha perdido porque no se transmite el conocimiento de padres a hijos, pero también a causa de la deforestación, la tala en muchas áreas de selva con fines agrícolas y ganaderos, así como el crecimiento urbano y turístico, acabando con su hábitat y fuentes de alimentación, indicó.

La miel de la abeja melipona, indicó, es rica en sabor, pero con una elevada demanda con fines medicinales, por ejemplo en el tratamiento de la carnosidad en los ojos, para las afecciones de la garganta y la tos, en el tratamiento de úlceras internas y externas.

Cuando una mujer maya está embarazada utiliza la miel de Melipona beecheii para evitar las estrías y al momento de dar a luz se frota en la vulva para evitar desgarre, pues su alto porcentaje de humedad permite que penetre en la piel y ésta se distienda.

Pero lo más importante, es que esta abeja tiene un papel preponderante en la polinización de numerosas especies silvestres y cultivables y no una tercera parte de los alimentos que consumimos proviene de esa tarea de las abejas, expuso.

Una referencia de esa situación se tiene en Estados Unidos y Europa, donde hay una crisis en la producción de alimentos asociados a la falta de polinización, ya que se han devastado amplías zonas de alimentación del insecto, de donde además obtienen nutrientes que los hacen resistentes a enfermedades.

Hay otros fenómenos como los huracanes que han venido acabando con esa práctica, la cual decayó en la primera mitad del siglo pasado debido a un mayor interés por la producción de la abeja Apis miellifera, indicó.

La abeja Apis miellifera producía mucho más debido a que en sus colmenas había hasta 30 mil integrantes, en tanto las colonias de la Xunan kub (abeja maya) son de apenas tres mil, refirió.

Hoy en día, expuso, "tenemos conocimiento de la existencia de una persona que cuenta con 150 colmenas como un caso excepcional, ya que en promedio el número oscila entre las tres y las 10 colmenas, cuando en antaño se tenían apiarios de hasta 500 colmenas, como refiere Fray Diego de Landa".

Consideró que hay la oportunidad de rescatar una actividad productiva y que puede ser muy rentable, por ejemplo comercializando la miel como un producto artesanal, envasada en botellas de vidrio soplado, estableciendo su origen botánico y geográfico, así como leyendas asociadas a este producto, con lo cual evitaríamos que los jóvenes abandonen el campo.

Villanueva Gutiérrez participó en la ponencia sobre la miel, como parte del Festival Internacional de la Cultura Maya.