Dejaron de crecer pasivos por pensiones del IMSS: González Anaya

A pesar de la desaceleración económica y la situación complicada que enfrenta el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), continúa la afiliación de trabajadores y los pasivos contingentes o deudas por pensiones "ya dejaron de crecer", afirmó su director general, José Antonio González Anaya.

Resaltó que ante la situación financiera del IMSS, que "enfrenta una problemática complicada" con pasivos financieros de 1.9 billones de pesos y el gasto por el pago del régimen de jubilaciones y pensiones de 49 mil millones de pesos, se han tomado medidas para avanzar, lo que ha bajado la presión porque no han crecido las deudas.

En conferencia de prensa señaló que este viernes el Consejo Técnico presentará al presidente Enrique Peña Nieto, durante su 104 Asamblea General Ordinaria, diversas propuestas para hacer frente a esa situación financiera.

Aunque aclaró que debido a los nuevos esquemas de jubilación y pensiones "ya no hay un gran pasivo contingente de las pensiones en México, somos de los pocos países de la OCDE donde se ha hecho una gran reforma en este orden".

Asimismo, sostuvo que a pesar de la recesión económica, continúa la afiliación de trabajadores al IMSS, que en septiembre fueron 93 mil, aunque, reconoció que 35 por ciento de los registrados en el instituto ganan dos salarios mínimos.

González Anaya también recordó que el IMSS es el segundo recaudador más importante del país, luego de la Secretaría de Hacienda, pues al año recauda 2.7 por ciento del PIB, además de ser la aseguradora social más grande de México y la institución con mayores prestaciones médicas y sociales.

En lo referente a la reforma fiscal, dijo que su aprobación beneficiará a la economía del país, y rechazó que los comentarios manifestados por los patrones, de que afectaría la creación de empleos, puedan perjudicar la afiliación de trabajadores al IMSS.

También resaltó que con el servicio único de seguridad social que prevé la reforma hacendaria, el IMSS manejará el Seguro de Desempleo con su propio esquema de financiamiento, y la Pensión Universal, con recursos del fisco, por lo tanto no representará una presión más para el instituto.

"Los recursos están fondeados, la Pensión Universal no saldrá de los recursos del IMSS, van a venir del fisco, y el Seguro de Desempleo también tiene su esquema de financiamiento, entonces estos dos nuevos encargos no le van a poner presión adicional al Seguro Social", remarcó.