Supervisarán aplicación de leyes chinas contra contaminación

El ministerio del Medio Ambiente enviará inspectores a las provincias más afectadas por la contaminación para garantizar que las leyes y regulaciones antipolución sean aplicadas, se informó hoy.

La medida fue anunciada un día después de que el problema de contaminación del aire en las ciudades chinas ocupara de nuevo las portadas de los diarios en todo el mundo por el brote de polución en las provincias del noreste del país.

La contaminación ha obligado a cerrar un aeropuerto internacional, escuelas y varias carreteras durante tres días.

Informes oficiales señalaron que en zonas de la provincia de Heliongjiang las partículas nocivas (PM 2.5) superaron el lunes hasta en 40 veces los límites recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El ministerio chino de Medio Ambiente informó este jueves en su página web que enviará inmediatamente equipos de inspectores y que las revisiones del cumplimiento de las leyes y regulaciones se extenderán hasta marzo.

Las zonas de investigación serán Pekín, las regiones colindantes, los deltas de los ríos Yangtze y Perla, Chengdú, Chongqing y Urumqi.

Los inspectores garantizarán que las fábricas tienen instalado el equipo necesario para reducir las emisiones contaminantes, que las factorías contaminantes clausuradas no han reabierto y que los gobiernos locales -que en ocasiones ignoran los llamados de Pekín- aplican las políticas nacionales.

La contaminación se ha acentuado en China a causa del desenfrenado crecimiento económico de los últimos 30 años, y es frecuente que ciudades como Pekín o Shanghai estés cubiertas buena parte del año de una neblina tóxica de CO2.

Un estudio de por la Academia China de Planificación Medioambiental publicado este año indicó que el costo económico de la contaminación en China aumenta cada año y se sitúa en torno a los 176 mil millones de dólares cada año.