Descarta justicia ejecutar a iraní que sobrevivió en la horca

Un preso que sobrevivió a la pena de muerte por ahorcamiento en Irán no será ejecutado de nuevo, anunció hoy el ministro iraní de Justicia, Mustafá Pourmohammadi, quien señaló que una nueva ejecución perjudicaría "la imagen" de la nación islámica.

"No hay necesidad de una nueva ejecución del hombre, condenado por narcotráfico", dijo Pourmohammadi, citado por la agencia iraní de noticias Irna.

La legalidad de someter al condenado nuevamente a la horca ha sido puesta en tela de juicio por juristas, religiosos y por organizaciones internacionales de derechos humanos, que estiman que una nueva ejecución sería contraria a la ley.

El iraní, de 37 años de edad, que ha sido identificado como Alireza M, fue ahorcado la semana pasada y permaneció colgado 12 minutos, antes de ser declarado muerto por el médico de la cárcel de la ciudad de Bojnord, noreste de Irán.

Al día siguiente, un empleado que preparaba el cuerpo en la morgue para que fuese recogido por su familia notó que el hombre aún respiraba, por lo que fue llevado a hospital, donde, según la prensa, se encuentra en coma y otros medios aseguran que se recupera.

Tras ello, el abogado del reo recurrió a la más alta instancia judicial del país para evitar que se repita la ejecución.

Amnistía Internacional (AI) exhortó la semana pasada a Irán a no seguir adelante con la ejecución y le pidió una moratoria de todas las ejecuciones en el país.

Según AI, la república islámica ha llevado a cabo 508 ejecuciones en lo que va de este año, la mayoría aplicadas por cargos relacionados con el tráfico de drogas.