Presenta José Luis Valle "Las búsquedas" en el Seminci

El cineasta mexicano de origen salvadoreño José Luis Valle presentó aquí su película "Las búsquedas", un filme hecho con mil 500 dólares y el apoyo de amigos, y el cual compite en la sección Punto de Encuentro de la 58 edición de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci).

Al presentar su largometraje en una de las salas que acogen el certamen cinematográfico, sostuvo que fue posible por las ganas de hacer cosas.

"Lo más desesperante y descorazonador es el financiamiento para hacer una película", resaltó el cineasta, quien ya ha ganado varios premios en festivales internacionales por su película "Workers".

Explicó que para hacer "Las búsquedas" recurrió a los amigos. "tanto para estar detrás de la cámara como delante de ella, les hablé y encontré un espíritu muy abierto a colaborar con el proyecto, quizá por su carácter de laboratorio", dijo.

Valle resaltó que "más que un guión había una base de trabajo de siete páginas, muy flexible a la dinámica de rodaje, que sería casi de documental. A toro pasado estamos muy contentos y orgullosos de la experiencia".

Al preguntarle si el tema de la distribución también se pensó desde la fase inicial, reconoció que "debería de ser así, pero por un error de formación o por la urgencia de hacerla no lo pensamos".

Para Valle, la distribución "es todo un tema en nuestros países, secuestrada por el cine facilón de consumo masivo, así que no nos hacemos ilusiones".

Aseveró que en "Las búsquedas", buena parte de las acciones están fuera de cuadro, de modo que no es una propuesta convencional. En general me dirijo a un público al que le guste participar intelectualmente en las películas".

El cineasta defendió el cine independiente, que implica no tener compromisos con alguien.

"Yo defiendo el cine como propuesta de diálogo, como expresión personal, como la expresión de diversos sectores, como un autoconocimiento", puntualizó.

En el filme, en el que participan Gustavo Sánchez Parra, Arcelia Ramírez, Gabino Rodríguez, Martín Acosta y David Calderón, un hombre arregla todos sus asuntos pendientes: limpia la casa, recoge la ropa de la tintorería, paga las deudas y compra comida.

Después, inexplicablemente, se suicida. Su muerte golpea duramente a la esposa, "Elvira", quien desconoce los motivos de su decisión.

Por otra parte, Ulises es asaltado y despojado de la cartera en la que guardaba la única foto de su hija fallecida; su reacción es buscar al ladrón para matarlo. El azar provoca que las vidas de "Ulises" y "Elvira" se crucen.

Sobre los elementos técnicos de la película, Valle expresó que "tomamos las decisiones que sentíamos que la película necesitaba. El blanco y negro nos pareció más acorde al paisaje emocional de los personajes, a sus búsquedas desesperanzadas".

Añadió que el uso del "espacio off" es de lo que más le interesa en el cine, pues los personajes se refieren a gente que nunca aparece en la película o señalan cosas que no se ven, "y lo que ocurre es que al no ver, imaginamos".