Permanecen cucapás impasibles ante celebración de Día de Muertos

Mientras diversas etnias de México preparan sus rituales por el Día de Muertos, 2 de noviembre, los miembros de la tribu Cucapá de Sonora permanecen impasibles frente a esa fecha, toda vez que este festejo les es ajeno.

Lo anterior lo reconoció el gobernador tradicional de los cucapás, Nicolás Wilson Tambo, quien manifestó que esa conmemoración no se encuentra entre sus tradiciones ancestrales, por lo que como grupo organizado no la celebran.

Citó que en la comunidad del ejido Pozas de Arvizu, ubicada 20 kilómetros al sur de esta frontera y donde habitan los integrantes de la comunidad indígena, no se realizan actos especiales en esos días.

"Algunos cucapás que se casaron con mestizos y viven en la ciudad puede que le lleven flores a sus familiares que ya se fueron, en el Día de Muertos, pero no es una costumbre de la tribu", puntualizó.

Wilson Tambo comentó que los cucapás creen que cuando mueren su espíritu se va a unas cuevas que se localizan en la parte este de la sierra de Baja California, en el vecino municipio de Mexicali.

"En la noche hay gente que ha visto a personas tocando música y danzando alrededor de una lumbrada afuera de esas cuevas, pero los ven a lo lejos y cuando se acercan ya no hay nadie", expresó.

Comentó que para los indígenas de esta etnia, asentada miles de años atrás en las márgenes del río Colorado, el escarabajo Swañj es el portero del más allá y sólo les abre a quienes cumplen el ritual de la incineración total del cuerpo.

Por eso, a la mayoría de los cucapás muertos no los entierran, aclaró, sino que son quemados en una pila de leña de mezquite y otros árboles nativos de esta región de Sonora.