Termina primera ronda de negociaciones para formar coalición alemana

El primer día de negociaciones generales para formar una Gran Coalición de gobierno Alemania terminó hoy bajo una atmósfera positiva entre los 75 delegados de las tres fuerzas políticas que la integrarán.

"Hay mucho que hacer y acabamos de empezar", comentó al final de las negociaciones la secretaria general del partido socialdemócrata (SPD), Andrea Nahles.

Representantes del SPD se reunieron con miembros de la Unión Cristiano Demócrata (CDU), de la canciller federal Ángela Merkel, y de la Unión Cristiano Social (CSU) bávara en la Konrad-Adenauer-Haus en Berlín.

Los 75 delegados de las tres fuerzas políticas abrieron el debate para la escritura de un programa de Gobierno común. La primera reunión, "fue un buen inicio", según el secretario general de la CDU, Hermann Gröhe.

Esta misma evaluación fue confirmada por el secretario de la CSU, Alexander Dorbindt, quien aseguró que todos los presentes buscaron poner fundamentos "para un Gobierno estable para los próximos años".

A partir de ahora, unos 12 grupos de trabajo mantendrán consultaciones intensas para buscar acuerdos acerca de las áreas temáticas más relevantes. Las rondas generales tendrán lugar con cadencia semanal, la próxima está prevista para el día 30 de octubre.

Según señalaron los medios alemanes tras consultar fuentes de los partidos, el Gobierno debería estar listo para la primera semana de diciembre y Merkel podría ser nombrada nuevamente canciller federal el 17 de diciembre.

Aunque Gröhe insistió en que hay todas las señales de que todos estarán comprometidos en ofrecer a Alemania un Gobierno estable, el secretario general de la CDU admitió también que existen "duras controversias".

Prometió sin embargo que se llegará a un acuerdo "sobre un presupuesto que pueda contentar todos las partes".

Por su parte Dobrindt mencionó a la ocupación, las finanzas estables y el sistema de seguridad social como pilares de las negociaciones, "son estas las medidas con las que todo se mide".

Todos los acuerdos acerca de las finanzas tienen que ser revisados y aprobados por el gremio principal de los 75 miembros, "la ronda general sera capaz de solucionar grandes problemas", añadió.

También la presidenta del estado federado de Renania del Norte Westfalia, Hannelore Kraft, quien se considera como la exponente más escéptica sobre la Gran Coalición, habló de "una atmósfera positiva".

Thomas Oppermann, líder de la fracción parlamentaria del SPD, previó que "habrá duras negociaciones sobre temas concretos" y añadió que se espera resultados para finales de noviembre.

EL SPD se presenta a las negociaciones con la voluntad firme de imponer su propuesta de introducción de un salario mínimo garantizado para todos los trabajadores de 8,50 euros por hora. La CDU no está en contra del salario mínimo pero piensa en reglas más flexibles.

Para la CSU bávara un tema irrenunciable es el del impuesto para los coches extranjeros que transiten en las autopistas alemanas, la así llamada tasa "PKW-Maut", que sin embargo amenaza con crear problemas en Europa.

El secretario de la CDU dijo que el tema no juega un papel fundamental en las negociaciones, sin embargo Dobrindt aseguró que sí se discutirá en el grupo de trabajo de transporte. El SPD se opone.

En la siguiente ronda general de negociaciones los partidos abordarán temas europeos para elaborar una estrategia común en vista de las cumbres de Bruselas. La siguiente cita es el próximo miércoles 30 de octubre y también se definieron las ocho citas que tendrán lugar en noviembre.