Cumplirá presidente de Irlanda amplia agenda en El Salvador

El presidente de Irlanda, Michael D, Higgins, iniciará hoy una visita oficial de tres días a El Salvador, donde contempla reunirse con su homólogo Mauricio Funes para suscribir acuerdos bilaterales e incrementar los lazos de amistad.

Higgins y su comitiva oficial tiene previsto arribar a las 18:47 horas locales al Aeropuerto Internacional de Comalapa, en el departamento de La Paz, unos 40 kilómetros de la capital, informó un comunicado de la Presidencia.

El mandatario, quien es acompañado por su esposa Sabina Higgins, será recibido con honores de jefe de Estado por el canciller salvadoreño, Jaime Miranda, en la terminal aérea.

La agenda de Higgins para el jueves incluye una reunión privada con Funes en Casa Presidencial de esta capital, participarán en la firma de instrumentos bilaterales y leerán una Declaración Conjunta de lo acordado.

Luego el mandatario salvadoreño entregará a Higgins la Orden Nacional José Matías Delgado, el máximo galardón que concede el gobierno de El Salvador, por sus buenos oficios en la consecución de la paz en el país durante el pasado conflicto armado.

El mandatario irlandés se convierte en el primero que visita El Salvador desde el establecimiento de relaciones diplomáticas en 2000, aunque ya había visitado como legislador el país en la década de los años 80.

El mismo jueves, el gobernante asistirá a la Asamblea Legislativa, donde también será condecorado. De igual manera, visitará la tumba de los sacerdotes jesuitas en la Universidad Centroamericana (UCA).

Higgins llegará el viernes al parque Cuscatlán en esta ciudad para participar en una feria de cooperativas con proyectos apoyados por Irlanda y visitará el monumento a la Memoria y la Verdad, donde están inscritos los nombres de miles víctimas de la guerra civil de 1980-1992.

Al mediodía visitará en la cripta del asesinado monseñor Óscar Arnulfo Romero, cuyos restos yacen en Catedral Metropolitana.

Higgins, como diputado, visitó El Salvador desde 1979 y fue uno de los funcionarios irlandeses con mucha influencia para terminar las guerras por la vía del diálogo en Centroamérica.

Llegó a El Salvador en 1979 en su busca de información sobre la situación difícil que vivía el país y se comunicó con monseñor Romero.

Con el asesinato de Romero y otras masacres en El Salvador que conmovieron al mundo, Higgins estableció en el Parlamento irlandés un grupo multipartidario para dar seguimiento a la situación de este país y exigir acciones de su país ante la Unión Europea, Naciones Unidas y Estados Unidos.