Ven necesarias legalidad y acción ciudadana contra la extorsión

En la lucha contra la extorsión atacar la impunidad es esencial, pero no lo más importante pues es imprescindible la cultura de la legalidad y a través de la acción ciudadana desnaturalizar ese fenómeno para poder combatirlo, expresó Marco Lara Klahr.

En los últimos tres años los delitos por extorsión, de los cuales ocurren más de seis millones cada año en México, pasaron del octavo al primer o segundo lugar, sólo superado por el asalto con violencia en la calle o el transporte, señaló el autor del libro "Extorsión y otros círculos del infierno".

Es decir, precisó, que en el país se cometen, denunciados o no, alrededor de 11 extorsiones cada minuto, con base en datos de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de la Violencia en México del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi).

Durante su participación en el foro "La extorsión, el gran desafío para la sociedades latinoamericanas", organizado por la Fundación Böll, agregó que el 21 por ciento de los delitos que se cometen en México, casi la cuarta parte, tienen que ver con extorsión.

Expuso que en 80 por ciento de los casos las extorsiones la sufren las personas en su casa, y el 20 por ciento ocurren en la calle, el negocio, en el transporte, la escuela o la carretera.

En 17 de las 32 entidades federativas del país la extorsión es el primer delito en ocurrencia y de esos están el "top ten" el Estado de México y el Distrito Federal -estos dos en parte por su gran cantidad de población- y las otras son Jalisco, Guerrero, Veracruz, Michoacán, Nuevo León, Chihuahua, Baja California y Guanajuato.

Indicó que aunque las pérdidas por extorsión son de más de 13 mil millones de pesos, los daños económicos en las personas no son tan graves como los daños emocionales o psicológicos, según señalan las propias víctimas.

El 54 por ciento de la víctimas de extorsión son mujeres debido a que se encuentran en mayor grado de vulnerabilidad y exclusión, advirtió.

En el foro llevado a cabo en Casa Lamm participó como moderadora, la directora de la oficina para México de la Fundación Heinrich Böll, Annette von Schönfeld, y Beatriz Nájera Pérez, licenciada en Literatura con especialidad en comunicaciones, e Ignacio Cano, quienes hablaron de la extorsión en El Salvador y Brasil, respectivamente.

Nájera y Cano coincidieron en que la extorsión ha repuntado en El Salvador y Brasil y esta se acentúa principalmente en las clases sociales bajas, debido a que los pobres tienen poca protección y son muy vulnerables.

Indicaron que en general la extorsión va al alza en América Latina debido a que es una región del mundo donde el Estado de derecho es muy pobre.

Marco Lara Klahr opinó que en la lucha contra la extorsión atacar la impunidad es esencial, pero no lo más importante. Recalcó que es imprescindible la cultura de la legalidad y a través de la acción ciudadana desnaturalizar la extorsión para poder combatirla.