Alberga el Centro Cultural Ignacio Ramírez obra de David Kestenbaum

A propósito de la exposición "Luces y sombras", que incluye 36 piezas escultóricas y una colección de pinturas de David Kestenbaum (1965-2013), el Centro Cultural Ignacio Ramírez "El Nigromante", ubicado en Salvador Allende, Guanajuato, colocó una gran escultura del artista a su entrada.

De acuerdo con Alberto Lenz, director del espacio cultural, se trata de un homenaje dedicado a un poderoso artista radicado en San Miguel desde su infancia y quien fuera hijo de grandes maestros de "El Nigromante".

La muestra "Luces y Sombras", que podrá ser apreciada hasta diciembre próximo, da cuenta de la versátil producción que Kestenbaum trabajó a lo largo de su vida.

A través del grabado, técnica que eligió ante el oficio de su madre pintora (nacida en Estonia) y su padre escultor (alemán), intentó crear un lenguaje distinto, uno que no fuera compartido o asimilado con el trabajo de sus progenitores, informó el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

No obstante, incursionó con éxito tanto en la pintura como en la escultura y el grabado, técnicas que podrán, además, ser apreciadas mediante la exhibición que alberga el citado espacio cultural, considerado uno de los fundamentales en el quehacer cultural y artístico de la región.

Dicho recinto estuvo cerrado dos años por trabajos de rehabilitación de bóvedas, instalaciones, aplanados originales, pintura, recuperación, restitución de canteras, sistemas eléctricos e hidráulicos y adecuación del patio y jardín, así como por la restauración de sus murales.

En esta nueva etapa, después del 50 aniversario del Centro Cultural Ignacio Ramírez, Lenz aseguró que trabaja sobre tres líneas: la promoción de la cultura mexicana; la profesionalización de los cursos y talleres, y la inclusión de toda la sociedad en la cultura.

Igualmente, informó que se creará una biblioteca de arte y un centro de documentación especializado, donde haya archivo histórico de obra.

La construcción del edificio, que alberga el Centro Cultural -concebido como un espacio religioso en 1755-, estuvo a cargo del arquitecto Francisco Martínez Gudiño. En 1765 fue inaugurado como el Convento de la Concepción, cuya fundadora fue sor María Josefa Lina de la Canal y Hervás.

Con las Leyes de Reforma fue expropiado y tuvo desde entonces distintos usos, como colegio para señoritas, cuartel militar y escuela primaria.

En 1938 la propiedad pasó a ser la Escuela Universitaria de Bellas Artes, gracias a las gestiones del pintor Felipe Cossío de Pomar, quien convenció al presidente Lázaro Cárdenas de fundar una escuela de Bellas Artes.

Posteriormente, en 1968, quedó bajo el patrimonio del INBA con el nombre de Centro Cultural Ignacio Ramírez "El Nigromante", en honor del escritor y político liberal nacido en esta ciudad el 22 de junio de 1818.

Además de su valor arquitectónico, el recinto fue enriquecido con la obra de grandes pintores como David Alfaro Siqueiros, quien plasmó el mural "Vida y obra del Generalísimo don Ignacio Allende".