Al-Assad no tendrá papel en futuro gobierno: Amigos de Siria

El presidente Bashar al-Assad no formará parte de ningún futuro gobierno sirio, afirmó hoy aquí el ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague, al final de la reunión de los 11 países occidentales y árabes del Grupo "Amigos de Siria".

En su comunicado final, "los Amigos de Siria" insistieron en que ni el presidente sirio ni "sus colaboradores cercanos con sangre en las manos tendrán papel alguno que desempeñar en Siria", al contrario deberán rendir cuentas por los actos cometidos durante el conflicto.

"Hemos dejado claro que el presidente sirio no tendrá ningún papel en el futuro político de una Siria pacífica y democrática", enfatizó el jefe del Foreign Office en una conferencia de prensa celebrada en el palacete de Lancaster House.

Subrayó que "no puede haber una solución política y pacífica en Siria sin la participación de la oposición moderada", a la que urgió a participar en la Conferencia de Paz Ginebra-2.

Además de Hague, el secretario estadunidense de Estado, John Kerry, exhortó a la oposición siria moderada a involucrarse en la Conferencia de Ginebra-2, prevista para noviembre próximo.

Sobre la Conferencia de Ginebra-2, Kerry comentó que se llevará a cabo tan pronto como sea posible y enfatizó que las negociaciones en Suiza son "imperativas para garantizar la existencia continuada del "Estado de Siria".

Ambos responsables de la diplomacia hicieron un llamamiento a la "unidad" después de que una de las facciones que integran la Coalición Nacional Siria, el llamado Consejo Nacional Sirio, dijo que no confía en las negociaciones con el régimen de Damasco.

La oposición siria ha advertido de que no asistirá a la reunión de Ginebra-2 a menos que el presidente al-Assad sea expulsado del poder.

La Conferencia de Ginebra-2 se enfrenta a grandes obstáculos, entre ellos las divisiones dentro de la oposición, la rivalidad entre los grupos rebeldes y la renuencia del presidente al-Assad a renunciar al poder.

A la reunión de este martes en Londres acudieron los responsables de Exteriores de Alemania, Arabia Saudita, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Estados Unidos, Francia, Italia, Jordania, Qatar, Reino Unido y Turquía.