Pide Le Monde controlar trabajo de los órganos de seguridad nacional

El trabajo de los órganos de seguridad de los Estados democráticos deben estar sujetos a procedimientos de control eficaces, que guarden un equilibrio entre seguridad nacional, libertades civiles y derecho a la información, opinó hoy Le Monde.

El periódico francés dedicó este martes su comentario editorial a las nuevas revelaciones sobre el masivo espionaje que lleva a cabo Estados Unidos en todo el planeta y consideró que es urgente analizar el impacto de este "Big Brother" mundial.

El diario presentó un recuento de las revelaciones del excolaborador de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés), Edward Snowden, y que han sido investigadas y difundidas por varios medios de comunicación, incluido Le Monde.

Refirió que sus reporteros han trabajado con el periodista y bloguero Glenn Greenwald, así como con otros periódicos internacionales sobre esta "enorme vigilancia", en un esfuerzo conjunto para hacer inteligible la información y ponerla en perspectiva.

Afirmó que el público no debe ser mantenido en la ignorancia de los programas de espionaje y aclaró que su objetivo al reproducir la información de Snowden "no es predicar la transparencia absoluta", ni debilitar la democracia, sino hacer conciencia".

Destacó que las revelaciones que ha difundido fueron objeto de una selección cuidadosa y responsable, y que por ello no se han filtrado documentos sobre el control de la NSA en países como China y Rusia, ni de grupos que puedan representen una amenaza a la seguridad de nadie.

Calificó la vigilancia sobre las comunicaciones electrónicas y telefónicas que lleva a cabo Estados Unidos, incluso Francia, es como "una guerra secreta electrónica" que se desarrolla por detrás de la escena pública y destaca la falta de un debate político al respecto.

Sostuvo que la piedra angular de la democracias funcionales es la libertad de comunicarse y disfrutar de la privacidad, y que una invasión sistemática a ello es una característica de los sistemas totalitarios.

Destacó que Snowden, buscado por la justicia estadunidense, se refugió -paradójicamente- en Rusia, un régimen represor, y aseguró que no entregaría documentos clasificados a las autoridades rusas o chinas, pero el joven pretende "despertar la conciencia y el interés público".

Por ello, el rotativo puso énfasis en los riesgos del espionaje sobre "nuestra vida, nuestros contactos, nuestras opiniones. En nuestras libertades públicas e individuales".

La pregunta, continuó, es cómo encontrar un equilibrio entre la seguridad nacional, las libertades civiles y el derecho a la información.

Para Le Monde, es urgente analizar el impacto de este "Big Brother" y garantizar que el trabajo de los órganos de seguridad de los Estados democráticos se enmarque en procedimientos de control eficaces, para eso se requiere de un profundo debate.