Confía OTAN que cooperación con Libia frenará inmigración ilegal

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, dijo hoy confiar en que la asistencia que proporcionarán a Libia en la reforma de sus fuerzas de seguridad contribuirá a reducir el flujo de inmigrantes ilegales hacia la UE.

"Creo que todos los esfuerzos que contribuyen a la mejora de la situación de seguridad en Libia y en otras zonas del norte de África y Medio Oriente también mitigarán la inmigración irregular", dijo al inicio de la reunión de ministros de Defensa de la Alianza en Bruselas.

Entre los objetivos de la ayuda técnica de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) se incluyen la modernización del Ministerio de Defensa libio y la reestructuración del sector militar, indicó Rasmussen.

La cooperación de la OTAN con el país norafricano fue anunciada la víspera y responde a una petición del primer ministro libio, Alí Zeidan, a dos años de la caída del dictador Muamar Gadafi y en un momento en que Libia vive una escalada de violencia.

"Hay una serie de grandes desafíos en Libia, que van desde la seguridad de las fronteras, a la integración de las milicias y el entrenamiento de un Ejército bajo un verdadero control civil", señaló, por su parte, el ministro de Defensa británico, Philip Hammond.

Libia es, junto con Túnez, uno de los principales países de tránsito de inmigrantes ilegales y puntos de partida de las embarcaciones en las que intentan llegar a las costas de la Unión Europea (UE) en el Mediterráneo, principalmente a la isla italiana de Lampedusa.

El reciente aumento en el número de esos episodios y los consecuentes accidentes que resultaron en centenas de muertes será debatido por los gobernantes de la UE en una cumbre que celebran este jueves y viernes en Bruselas.