Discutirá CIDH uso de drones en países de Latinoamérica

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) informó hoy que pondrá en su agenda una audiencia para discutir, por primera vez, el tema del uso de aviones no tripulados o drones en países de Latinoamérica.

La audiencia, solicitada por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) y donde habrá representación del gobierno de Estados Unidos, constituye el primer paso hacia la incorporación del tema en la agenda de la CIDH, dijo su secretario ejecutivo Emilio Álvarez Icaza.

"Lo que la Comisión está diciendo con esta audiencia es que tenemos que acercarnos a estudiarlo y la audiencia lo que va a hacer es poner el tema en la agenda", explicó el directivo en rueda de prensa previa al 149 periodo de audiencias que tendrá lugar en esta capital a partir de la próxima semana.

Explicó que la decisión de la comisión de agendar una audiencia, en la que será abordado también el espionaje electrónico y el caso del exagente de la CIA, Edward Snowden, fue motivada por la información reciente que se ha conocido al respecto.

"A partir de toda la información que se ha hecho pública, la comisión valoró que era muy importante hacer una audiencia para conocer lo que los peticionarios tengan que decir, pero lo que estamos viendo es que es un tema que está escalando", dijo.

En su petición, la ACLU explicó que su solicitud derivó de la "urgente necesidad de establecer principios internacionales con una perspectiva de derechos humanos para que se regule el uso de está nueva tecnología".

Aunque en el continente el uso más conocido de drones corresponde a Estados Unidos, ACLU indicó que "de los Estados miembros de la OEA, por lo menos Argentina, Brasil, Canadá, Colombia, México, Perú y Panamá" ya poseen esta tecnología.

"Hoy en día los drones ya se están utilizando en la región para usos militares y civiles", apuntó ACLU, detallando las acciones que han adoptado algunos países en años recientes.

De acuerdo la agrupación el uso de drones en Colombia data desde el 2006, en tanto que Argentina se convirtió en 2008 en el primer país de América Latina que desarrolló su propios drones, al igual que lo hizo Venezuela en 2012 con apoyo de Irán, Rusia y China.

En 2010 Brasil destinó 350 millones de dólares para adquirir 14 drones de fabricación israelí para vigilar la salva amazónica y regiones fronterizas, en tanto que Chile ha prometido construir 18 drones con tecnología propia para ser puestos en operación en marzo de 2014.