Califica Vargas Llosa al español como lengua dinámica y moderna

El Premio Nobel de Literatura 2010, el escritor peruano Mario Vargas Llosa, calificó hoy al español -tema central del VI Congreso Internacional de la Lengua Española- como uno de los idiomas más ricos y dinámicos del mundo.

"Es una lengua que con el tiempo se ha ido fortaleciendo, extendiendo, hasta ser hoy en día, sin jactancia, con objetividad, una de las lenguas más dinámicas, más extendidas y modernas del mundo", dijo Vargas Llosa al exponer en la sesión inaugural.

Vargas Llosa fue recibido por un fuerte aplauso por los más de dos mil asistentes al Teatro Anayansi del Centro de Convenciones Atlapa de la capital panameña, en la apertura del congreso de cuatro días.

El discurso del escritor de "La ciudad y los perros" fue pronunciado ante el presidente Ricardo Martinelli, el príncipe español Felipe de Borbón, el director del Instituto Cervantes, Víctor García de la Concha, y el presidente de la Asociación de las Academias de la Lengua, José Blecua, quienes ocuparon la mesa principal.

El autor de "Pantaleón y las visitadoras" resaltó que el español se nutrió por las obras de escritores como el inca Garcilaso De la Vega y la mexicana Juana de Asbaje, mejor conocida como Sor Juana Inés de la Cruz.

Resaltó que en "La Florida del Inca" de Garcilaso de La Vega se observa "un español elegante, creativo".

"Ya no es la lengua castellana, es una lengua a la que él le ha aportado una entonación, una música, una sensibilidad que atenúa y colorea la gravedad, la sequedad, del castellano. Es una lengua que no es extranjera, es la suya, una lengua que ha vivido enriqueciendo sus experiencias personales", precisó Vargas Llosa.

Indicó que el español "dio a los hispanoamericanos, a los que serían llamados latinoamericanos, un denominador común, una lengua que efectivamente los unió por encima de sus diferentes tradiciones, de sus costumbres, Dioses y creencias".

Señaló que los latinoamericanos poco a poco diversificaron la lengua "con obras de gran originalidad artística".

"Pertenecer a una comunidad de tantos millones de personas que pueden entenderse por encima o por debajo de sus diferencias gracias a las palabras que usamos para comunicarnos, para escribir para soñar, es una manera de estar en la vanguardia de la modernidad", comentó.

Pero además, manifestó, el español es una lengua que ha traspasado las fronteras de las 22 naciones donde se habla para ocupar "cabeceras de playa en muchos otros países, lo que demuestra dinamismo, utilidad y fecundidad".

"Necesitamos defender, cuidar nuestra lengua, no cerrándola a las influencias extranjeras, abriendo las puertas para que las influencias la enriquezcan, así como el español enriquece a otras lenguas", añadió.