Insiste Iglesia salvadoreña que archivos de abusos son de su propiedad

La Iglesia católica de El Salvador dijo hoy que son de su propiedad los archivos de la disuelta Tutela Legal del Arzobispado, que contienen miles de casos documentados sobre violaciones a los derechos humanos de la pasada guerra civil.

El arzobispo de San Salvador, José Luis Alas, expresó la postura de la Iglesia tras el allanamiento de que fue objeto la oficina de Tutela Legal por parte de la Fiscalía el viernes pasado y que terminó con la custodia de los archivos de esa entidad recientemente cerrada.

Al concluir la misa dominical en Catedral Metropolitana, el prelado señaló en un comunicado que leyó en rueda de prensa que el Arzobispado fue sorprendido con la orden de allanamiento de un juez bajo el argumento que la entidad tiene abiertos procesos y cuya información documenta Tutela Legal.

Alas aseguró que les hizo saber que los archivos son propiedad de la Iglesia y que jamás permitirán que sean removidos o que sean sacados de las instalaciones del arzobispado.

Agregó que le comunicó a la Fiscalía que como Iglesia están "comprometidos a guardar total confidencialidad de las víctimas" del pasado conflicto y de otros casos que en la actualidad daba seguimiento la institución humanitaria clausurada.

Según Alas, la Fiscalía reconoció que los archivos son propiedad de la Iglesia y que accedieron a la petición de él, de solo permitir la inspección externa de los archivos "sin ver ningún expediente".

Tras la supervisión, los miembros del Ministerio Público que actuaron con mucho respeto en el momento de la diligencia, sellaron el local con cinta amarilla, dijo el obispo a la vez que expresó que la Iglesia colaborará dando la información de estos archivos para hacer justicia.

Alas decidió el 30 de septiembre pasado cerrar Tutela Legal del Arzobispado que desde 1980 documentó abusos a los derechos humanos en su mayoría ejecutados por militares de aquella época.

La clausura de dicha oficina y el despido de abogados provocaron descontento en diversos sectores, desde el presidente salvadoreño Mauricio Funes hasta familiares de víctimas, organizaciones sociales y población en general.

Pese a que Alas ha reiterado el compromiso con las víctimas del conflicto, ahora las propias víctimas y la sociedad misma desconfían de la Iglesia y exigen que los documentos sean entregados.

Durante el allanamiento, organizaciones de la sociedad acompañadas por la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), se concentraron frente a la disuelta Tutela Legal donde realizaron una vigilia tras conocer que los archivos son custodiados por la Fiscalía, de la que también desconfían.

El religioso Rafael Urrutia, quien acompañó a Alas en la conferencia, dijo que trabaja en la creación de una nueva entidad humanitaria del arzobispado y confirmó que se desconoce cuántos archivos tenía Tutela Legal, aunque mencionó una cifra cercana a los 50 mil.