Dispersa policía a universitarios contrarios a gobierno egipcio

La policía egipcia lanzó hoy gases lacrimógenos contra cientos de universitarios, que por segundo día consecutivo se manifestaron contra el gobierno interino, establecido por el Ejército, tras el derrocamiento del presidente Mohamed Mursi.

La intervención policiaca, que desató un cruento enfrentamiento, inició cuando alumnos de la universidad de Al Azhar de El Cairo intentaron llevar su manifestación fuera del campus donde se reanudaron la víspera las clases tras las festividades musulmanas.

Los manifestantes buscaban llegar hasta la mezquita de Rabaa El Adawiya, uno de los tres sitios que fueron desalojado por la fuerza el 14 de agosto pasado por el Ejército, dejando más de 600 muertos y más de un millar de heridos.

Miles de seguidores del depuesto presidente se plantaron en julio pasado por varias semanas en plazas pública de El Cairo, para exigir el retorno de Mursi a la Presidencia, sin embargo fueron desalojados por una operación especial del ejército y la policía.

Fuentes de la Hermandad Musulmana, organización de Mursi, que ha sido prohibida por las autoridades interinas, informaron que decenas de universitarios fueron heridos en la represión de este domingo y que 50 fueron detenidos, aunque la policía no han dado cuenta del operativo.

La marcha universitaria responde a un llamado hecho por la Alianza de Lucha contra el Golpe de Estado, un levantamiento nacional contra el derrocamiento del presidente Morsi el pasado 3 de julio, según un reporte de la televisión Al Yazira.

Los manifestantes exigían la inmediata restitución de Mursi, quien permanece detenido en un lugar no especificado, y la liberación de mil presos políticos, principalmente islamistas e integrantes de la Hermandad Musulmana.

De acuerdo con la versión de algunos testigos, la policía disparó gases lacrimógenos para impedir que los manifestantes marcharan hasta la mezquita de Rabaa El Adawiya, mientras que los estudiantes se defendieron con palos y piedras.

La Universidad Al-Azhar, considerada como la institución más importante en el mundo islámico para estudios religiosos, reúne a muchos jóvenes que se declaran partidarios de Mursi, por lo que los estudiantes habían sido advertidos para no llevar a cabo protestas.

La universidad advirtió en días pasados a los estudiantes de represalias académicas en caso de que cualquier alumno participara en actividades políticas o se arriesgara a suspender indefinidamente las clases en la institución.

Desde el inicio del ciclo escolar en septiembre pasado, las universidades han sido sede de una serie de protestas, sobre todo por los partidarios de Morsi y su Hermandad Musulmana, entre ella la Universidad de El Cairo, donde también se manifestaron este domingo.

Las protestas a favor y en contra del régimen militar se registran casi a diario en varias ciudades egipcias desde el 3 de julio pasado, cuando Mursi fue derrocado y detenido por decisión de la cúpula militar, que lo consideró incapaz de gobernar.

Morsi será juzgado el 4 de noviembre próximo, junto con otros 14 de sus colaboradores, acusados del asesinato de decenas de manifestantes en diciembre de 2012, cuando miles de egipcios salieron a las calles en contra de un decreto que le daba "todo" el poder.