Legendaria laguna de Tlaxcala se recupera con las lluvias

Las lluvias intensas de los últimos dos años han provocado un efecto positivo en la legendaria laguna de Acuitlapilco, la cual, de acuerdo con la conseja popular, fue utilizada por Hernán Cortés para probar las naves con las que sitió a la Gran Tenochtitlan.

La laguna, ubicada en la comunidad de Acuitlapilco, una de las 11 poblaciones del municipio de Tlaxcala, fue durante las décadas de los 60 y 70 del siglo pasado un sitio de esparcimiento para los habitantes de esta capital.

En los años 60, un próspero vecino de esa comunidad inició la construcción del Palacio de Cortés, una especie de castillo pequeño con la idea de promover la visita a la laguna.

En los últimos años y al observar que la laguna se secaba la Comisión Nacional del Agua (Conagua) intentó colocar mojoneras para delimitar el terreno federal que correspondía el embalse y evitar asentamientos irregulares.

Al respecto, Carlos Morales Badillo, ex delegado del organismo señaló en entrevista con Notimex que en este momento se deberá hacer otro estudio de delimitación para colocar mojoneras, pues es tanta el agua de lluvia que ha almacenado la laguna que ha sobrepasado las mediciones anteriores.

"Las dos veces que íbamos a colocar las mojoneras, se tenía la intención de sacar las dimensiones del volumen de agua que podría contener pero actualmente hay mucho terreno que ha recuperado la laguna", refirió el ex director de la Conagua en Tlaxcala.

Explicó que las lluvias en años anteriores no eran similares a las de los últimos dos periodos, lo que ha permitido que el embalse recupere gran parte de su extensión original.

Morales Badillo recomendó a la nueva administración de la Conagua volver a realizar los estudios y colocar las mojoneras para determinar el terreno que corresponde a la laguna, ubicada a dos mil 300 metros sobre el nivel del mar.

Cabe mencionar que desde la temporada de lluvias del año pasado los terrenos que habían sido sembrados por los lugareños con cultivos de maíz, así como una edificación en obre negra fueron inundados por el agua de lluvia.

El último cálculo sobre la extensión de la laguna en la actualidad era de 11 hectáreas de terreno, pero ahora ha llovido más, por lo que se tienen que hacer estudios topográficos para determinar hasta donde puede llegar el límite de esta laguna, refirió.

De acuerdo con inscripciones y pinturas colocadas en mosaicos de la fachada del Palacio de Cortés, la laguna sirvió como base de la presa de San Buenaventura, "donde Cortés utilizó las aguas del río Zahuapan para probar las naves con las que los conquistadores realizaron el sitio de la Gran Tenochtitlan".

Yolanda Flores, vecina de la comunidad señaló que en 1975 "la laguna tenía el doble de extensión y llegaba hasta píe de carretera, donde está ahora el jardín de niños".

"En ese sitio estaba un muelle donde se colocaban las lanchas, se podía pescar y la laguna estaba muy bonita, ahorita va recuperándose poco a poco, creo que está a la mitad de lo que era antes", expuso.

Con todo su vida en Acuitlapilco, Yola, como la llaman sus vecinos, resaltó que las lluvias han sido muy fuertes en la zona, por lo que la laguna está volviendo a estado original, "me dicen que ya hay peces y están aventado la red algunos vecinos".

Sin embargo, advirtió que una comunidad cercana está descargando aguas negras en la zona norte de la laguna, "lo malo es que desde Atlahapa están vaciando sus deshechos en esa parte y contaminan la laguna".

Por su parte, Antonio, joven de unos 25 años que hasta hace dos años jugaba con su equipo de fútbol en campos ubicados en terrenos secos de la laguna señaló que ya no es posible la práctica de ese deporte en ese sitio.

"La lluvia ya cubrió los campos, algunas porterías ya están arriba de la mitad de agua, pero no importa, lo importante es que ya se está recuperando y nosotros nos fuimos a otros campos a jugar", dijo.

Además de la hermosa panorámica que se observa con la recuperación del único embalse natural ubicado en esta capital, con el volcán La Malinche de fondo, la fauna ha regresado a ese sitio y ya se pueden observar grandes grupos de gaviotas y patos silvestres, además de ranas en sus orillas.

Una leyenda sobre la laguna es la que habla de una serpiente viviendo en sus aguas y que "cuando maten a la serpiente, se secará la laguna".