Previsión funeraria, un regalo que no está de más

Al igual que un seguro o una cuenta de ahorro, obsequiar un paquete de previsión funeraria en fechas especiales como el Día de las Madres, puede ser un instrumento que evite afectar la economía familiar en caso de un imprevisto.

Úrsula Gartz, directora de Compromiso con el Cliente de Grupo Gayosso, destaca que sólo alrededor de 1.0 por ciento de las familias mexicanas tiene un plan de previsión funeraria.

Resaltó que en 2012, este segmento registró un crecimiento de 8.0 por ciento y este año podría llegar al 12 por ciento, impulsado por las promociones de las agencias funerarias.

De acuerdo con Gartz, regalar un paquete de previsión apoya a eliminar las barreras culturales para prevenir el único gasto que es inevitable en la vida de toda persona.

En su opinión, la sociedad mexicana comienza a transitar de una realidad en que las personas preferían endeudarse por no ser precavidas, a otra en la que adquirir un plan de previsión funeraria pasa a formar parte de las inversiones personales de largo plazo.

Un factor que incide en el incremento gradual de la cultura de previsión es la evolución en los precios de servicios funerarios básicos, los cuales en la actualidad están al alcance de todos, y si el precio es más alto se cuenta con créditos que permiten pagos mensuales fijos para una mejor planeación de las finanzas personales y familiares.

Cada año aumenta el número de personas que incluyen en sus seguros los planes de previsión funeraria, preparándose para un momento inevitable y, sobre todo, para no afectar la economía familiar en caso de un imprevisto, anotó.

"Vemos todos los días a familias pasar por momentos de gran dolor, que al no contar con planes de previsión para cubrir con los gastos del deceso de su ser querido coinciden con un gran problema económico. La única manera de evitar eso es con previsión funeraria", destacó Gartz.