Denuncian falta de voluntad política para combatir bandas venezolanas

La falta de voluntad política para combatir a las bandas armadas permitirá que la violencia se mantenga en Venezuela ya que el Estado continúa sin ejercer un control efectivo sobre ellas, denunció hoy el criminólogo Javier Gorriño.

"El problema estriba en que no hay la voluntad política para enfrentar a los grupos armados que impunemente actúan en el país", precisó a Notimex el catedrático de la privada Universidad Santa María (USM).

Gorriño, subcomisario jubilado de la extinta Policía Técnica Judicial (PTJ), advirtió además que la disminución de la violencia criminal y el rescate de la seguridad ciudadana es uno de los retos fundamentales para el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

"Las cifras que divulgó en marzo pasado el ministro de Relaciones Interiores, general de brigada Néstor Reverol, confirman que Venezuela está inmersa en una espiral de violencia homicida al menos desde 2005", advirtió el abogado.

Recordó que el año pasado Venezuela cerró con 16 mil 030 homicidios, un 15 por ciento más que el total de 2011.

De acuerdo con la Organización de Naciones Unidas (ONU), desde 2010 Venezuela ocupa el cuarto lugar entre los países más violentos del mundo.

El analista agregó que en Venezuela la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes es de 56 y que solo es superada por Honduras (91.6 por cada 100 mil habitantes), El Salvador (69.2 por cada 100 mil habitantes) y Costa de Marfil (56.9 por cada 100 mil habitantes).

Gorriño recalcó que, "junto con los homicidios, los venezolanos están expuestos a importantes niveles de victimización en delitos del crimen organizado, como el secuestro, el robo y hurto de vehículos, los cuales se han incrementado notablemente".

Informó que las últimas cifras disponibles indican que durante 2012 los delincuentes se apoderaron cada día un promedio de 101 automóviles o motocicletas, los cuales son desarmados pare vender sus piezas como repuestos.

"Lo realmente curioso es que el incremento de la criminalidad violenta en el país paradójicamente ha ocurrido en los años en que se asegura que la pobreza y la desigualdad han disminuido debido a la renta petrolera", señaló el abogado criminalista.

El catedrático indicó que el caso venezolano tiene un elemento común con El Salvador, Honduras y Jamaica, "todos países donde las leyes no se aplican y las instituciones no funcionan o lo hacen con mucha dificultad".

Gorriño dijo que la alta disponibilidad de armas de fuego ha traído como consecuencia un incremento de la violencia y se pronunció por la aplicación de la Ley Desarme y la realización de operativos policiales para acabar "quirúrgicamente" con esas bandas.