Replicará Jorge Marín "Alas de la ciudad" en ocho ciudades del mundo

Convencido de que los proyectos artísticos urbanos deben extenderse a varias ciudades del país, el escultor mexicano Jorge Marín (1963), aseguró que "Alas de la Ciudad", que se exhibe en el Paseo de la Reforma, de la capital mexicana, será "replicado" en ocho ciudades del mundo.

En entrevista, Marín, quien es considerado uno de los mayores exponentes del arte contemporáneo figurativo en México, dijo a Notimex que hasta ahora las ciudades de Berlín, Alemania; Shangai en China y Río de Janeiro, Brasil, están contempladas para recibir su obra.

"Este proyecto de las Alas de México, consiste en que hemos realizado ocho copias de ellas, que parece ser se han vuelto un icono muy contemporáneo de la Ciudad de México, para compartirlo con otras ciudades del mundo, con otras ocho culturas más.

"La idea es compartir una parte de México; este tema de las alas y la apropiación del público mexicano de esas alas, me hizo pensar que sería bueno compartir ese icono mexicano con otros puntos del mundo, para llevar un poco de México, una cara amable a otros lugares", dijo.

De acuerdo con el creador michoacano, a lo largo de este año ciudades como Shanghái en China; Río de Janeiro en Brasil; Berlín, Alemania, entre otras, recibirán una réplica de la obra en bronce que se exhibe en Paseo de la Reforma en esta ciudad.

Relató que haber donado estas monumentales alas a esta ciudad, ha contribuido a que la gente se acerca al arte y a la cultura. "La respuesta ha sido fantástica, para mucha gente estas alas representa muchas cosas; muchos fotografían con la obra y parece ser una especie de imán, pues algo tienen estas alas que gustaron tanto.

"La intención es esa, llevar un lado amable de México y compartir este icono apropiado por la gente en Paseo de la Reforma", comentó el artista, quien comentó que hasta ahora Israel ya posee una réplica de dichas alas, y con gran éxito.

Se trata de un par de alas de tamaño monumental realizadas en bronce acomodadas de tal forma que entre una y otra se puedan colocar los transeúntes para simular ante las cámaras que se tienen alas, grandes y brillantes.

Luego de las fiestas del Bicentenario en el 2010, Marín decidió obsequiar las alas al pueblo, como un símbolo de moderno aire de libertad ya que desde la fundición de la pieza, el autor se tomó una fotografía con ellas y le movió el sentimiento de justicia para todos los habitantes del Distrito Federal.

Cabe mencionar que las esculturas, son patrimonio artístico de los habitantes de esta gran urbe, Jorge Marín las ha obsequiado como muestra de cariño a su ciudad.