Alberga "Doralzuela" en EUA creciente y pujante comunidad venezolana

Uno pensaría que no existe un lugar como éste en Estados Unidos, pero la ciudad de Doral conocida popularmente como "Doralzuela", ha adoptado ese nombre por albergar a una creciente y pujante comunidad venezolana.

Aquí no es difícil encontrar en una esquina un negocio que venda las tradicionales "Arepas" recién cocinadas, banderas con amarillo, rojo y azul (de la bandera venezolana) ondeando por todo lo alto y periódicos como "El Venezolano".

Ubicada en las inmediaciones del aeropuerto internacional de Miami, Doral ocupa un área de unos 38 kilómetros cuadrados, hacia el oeste de Miami y es lugar de residencia de unas 46 mil personas, 79 por ciento de origen hispano y una gran mayoría de ellos venezolanos.

"En los últimos años esto se ha llenado de venezolanos", dice a Notimex Lorenzo Di Stefano, un ex empleado de la banca de seguros originario de Caracas, que fundó hace casi una década el restaurante "El Arepazo".

"La comunidad venezolana en Florida ha ido creciendo en parte por los cambios políticos en Venezuela", señaló Di Stefano, mientras atiende y da algunas órdenes a sus empleados en "El Arepazo 2".

Di Estefano se radicó en Miami en el 2002, tras el fallido golpe de estado en Venezuela al gobierno del entonces presidente Hugo Chávez.

Desde entonces el próspero empresario ha abierto tres restaurantes de comida típica en el sur de Florida, en una clara señal de lo que ha ido creciendo la comunidad venezolana.

La gente que asiste a sus restaurantes puede saborear además de la típica "Arepa" platillos como el "Asado Negro", o un "Sancocho de Gallina", pero también se habla y se discute sobre la situación política de Venezuela y el futuro del país.

"Fue el alto crimen y la falta de oportunidades para ver crecer a mis hijos, lo que me hizo salir de Venezuela", afirma José Díaz, uno de los comensales del local y empresario caraqueño que emigró con su esposa y dos hijos hace más de seis anos a Doral.

"La situación del país se deterioró mucho en seguridad y oportunidades bajo el gobierno de Hugo Chávez... aquí uno puede ver crecer a sus hijos con muchas comodidades", agregó.

Con una infusión de riqueza y el capital intelectual de los emigrados de clase media alta, Doral se ha convertido para los venezolanos en una especie de profecía.

Y prueba de ello es que su Alcalde Luigi Boria, un acaudalado empresario, es venezolano.

Boria, quien asumió la alcaldía de esa ciudad en noviembre pasado, cree que la llegada al poder del presidente Nicolás Maduro, para continuar con "el Chavismo" provocará una nueva oleada de venezolanos.

La cantidad de venezolanos en Estados Unidos se incrementó de 91 mil en el 2000 a 215 mil en 2010, de acuerdo con cifras del censo de 2010. Un aumento significativo tuvo lugar anos después de la llegada al poder del Hugo Chávez.

Se estima que más de 50 mil de ellos residen en Florida. Están lejos del millón de cubanos y les doblan colombianos y nicaragüenses, pero cada vez más abarcan espacios en los negocios, las radios, y medios escritos.

Además de "Doralzuela" el primer lugar con más venezolanos censados en Estados Unidos, (alrededor del 10 por ciento), hay otra zona más hacia el noroeste de Miami, en el Condado Broward y es el segundo en número (con el cinco por ciento), y se le conoce popularmente como "Westonzuela".