Afinan detalles para la Feria del Libro de la Ciudad de México

Con la colocación de las 13 carpas que albergarán a las 208 editoriales y la afinación de detalles, continúan los trabajos para la apertura de la XIII Feria Internacional del Libro de la Ciudad de México, el próximo miércoles.

Más de 250 empleados del área de Logística y Equipamiento de la Secretaría de Cultura del Distrito Federal realizaron la instalación de las estructuras para las carpas, pisos, equipos de audio y electricidad en el Zócalo capitalino, donde se llevará a cabo el encuentro librero del 16 al 27 de octubre.

El domingo se terminó la instalación de las cuatro grandes estructuras para los Foro 1 "La Casa de los Carlos" y 2 "Vallejo", donde se tienen programadas tertulias, mesas redondas, charlas y presentaciones de libros con la participación de más de 108 escritores, informó la dependencia mediante un comunicado.

También quedaron listas las carpas del Foro Independiente, dedicado a las casas editoriales de ese tipo; de la Bebeteca, espacio dirigido al fomento a la lectura en niños menores de cuatro años, y las correspondientes a la Sala de Prensa y Código DF Radio, así como el pabellón de literatura infantil y juvenil.

De acuerdo con la coordinadora de Vinculación Cultural Comunitaria de la Secretaría de Cultura, Carolina Peña, se tiene un avance de 80 por ciento, aunque faltan detalles, "estamos con todo en esta parte que puede ser la más lenta y en la que se verifica que todo quede bien, de acuerdo a las necesidades planteadas".

"Vamos en tiempo, con todas las ganas y la fuerza de un equipo que tiene el compromiso de sacar el montaje de la Feria en tiempo", señaló Peña con miras a la inauguración el próximo miércoles.

Asimismo, los trabajadores acondicionaron los espacios y áreas de esparcimiento -carpas para cuatro cafeterías- y el espacio de jardines, conformado por más de 500 árboles vivos (truenos y acacias) instalados en macetas de cimbra y acompañados de bancas hechas por cajones de ese mismo material.

Por su parte, Alejandro Ávila, subdirector de Logística y Equipamiento de la Secretaría de Cultura, destacó que el montaje es un trabajo que se realiza con varios meses de antelación, ya que desde abril se inicia con el lijado y armado de la madera para las bancas y cubos maceteros, así como la elaboración de los botes de basura y la selección de árboles que integrarán el área de jardines.

"Nuestra ruta critica nos dice que el martes se hace ensayo general, vamos muy avanzados; para ese día todas las carpas y módulos deben estar listos, con luz, sonido, con los expositores y sus libros, es decir, la Feria debe estar operando", apuntó.

Para Jesús Molina, empleado del área de Logística y Equipamiento, el montaje de la feria representa una experiencia nueva, pues cada año tiene un diseño distinto, pero el compromiso de tenerlo listo se mantiene por igual.

"Los montajes de la Feria son difíciles, un año se pone un diseño, al otro año cambia, nunca ha sido fijo; para todas las áreas resulta difícil y se trabaja de noche, de madrugada, son varias las desveladas", explicó.

En tanto, Víctor Guerrero, adscrito a la misma área, recordó que el trabajo concluye con el desmantelamiento de la exhibición, actividad que también requiere de dedicación ya que al término de la feria, "al otro día quieren la plancha limpia".