Reportan creciente cifra de vendedores informales en Chichén Itzá

El secretario estatal de Turismo, Saúl Ancona Salazar, señaló que habrá que buscar una salida "lo más adecuada y pronta posible" para frenar la invasión de vendedores informales en prácticamente toda la zona arqueológica de Chichén Itzá.

En entrevista, el funcionario dijo que sin duda el creciente número de vendedores en la zona es un factor que impacta de forma negativa en la imagen de esa antigua ciudad maya, considerada patrimonio cultural de la humanidad.

Ancona Salazar indicó que "oficialmente se habla de unos 800 vendedores dentro de ese lugar".

El principal problema es que colocan sus puestos de venta a lo largo y ancho de todos los caminos que conectan los principales edificios y estructuras precolombinas, además de que generan una gran cantidad de basura y muchos prácticamente acosan a los visitantes.

Ante ello, planteó la necesidad de dialogar con ellos para poner orden en el sitio, "pues de la buena imagen de Chichén Iztá y el buen trato que reciban quienes van a visitarlo, depende mucho de la proyección turística de Yucatán fuera de sus fronteras".

Sobre de quien es la responsabilidad de que creciera el problema, Ancona Salazar dijo que "han influido muchos factores, pero sostuvo que no es algo novedoso, sino que la invasión de ambulantes al lugar empezó hace unos 12 años".

"Antes eran sólo unos cuantos y nadie hizo nada por poner orden. Poco a poco empezaron a llegar más, pero vendían sus productos a pie, luego empezaron a poner un puesto, otro y otro y hoy ya son muchísimos que sin duda han cambiado para mal el entorno de la gran ciudad maya", lamentó.