Aclaran que es cíclica la muerte de peces en Laguna de Cajititlán

La Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet) informó hoy que la muerte de peces en la laguna de Cajititlán, municipio de Tlajomulco de Zúñiga, es un fenómeno cíclico que ocurre dos o tres veces al año, por lo que no debe prevalecer alarma al respecto.

Indicó que las causas que provocaron el deceso de esta especie denominada astyanax aeneux, mejor conocida como "popocha" o "pintita" se debe a variaciones de la temperatura, disminución de oxígeno disuelto y a muerte natural; regularmente ocurre durante los meses de agosto, septiembre y octubre.

Señaló que de acuerdo con el reporte emitido por personal de la Procuraduría Estatal de Protección del Ambiente (Proepa), fueron alrededor de 800 kilos de peces muertos, especie también conocida popularmente como "mojarra de lama" o "sardina de agua dulce".

Resaltó que la especie de peces muertos no tiene valor económico sobresaliente; sus dimensiones máximas son de siete a 10 centímetros, y no de las especies sembradas, como la tilapia y la carpa que sí son comerciales.

Precisó que otra causa probable que ocasionó el deceso fue la lluvia del actual temporal que provoca arrastre de nutrientes de los cerros hacia la laguna de Cajititlán, que provocan mayor proliferación de algas, disminuye la cantidad de oxígeno disponible para los peces.

También ocasiona, de manera marginal, la muerte de este tipo especie que por no ser endémica, es más vulnerable a estos cambios.

Subrayó que las "popocha" o "pintitas" son muy sensibles a los cambios de temperatura y de oxigenación, también provocados por las fuertes lluvias, ya que nadan regularmente en la superficie del embalse al aprovechar el calor de los rayos del sol y el agua caliente favorece su sobrevivencia.