Se acercan senadores de EUA a acuerdo presupuestal

Con el trasfondo una nueva advertencia del presidente Barack Obama de que una moratoria sería devastadora para la economía, líderes demócratas y republicanos del Senado estadunidense se acercaban hoy a un posible acuerdo presupuestal.

El acuerdo incluiría la reapertura del gobierno por lo menos hasta el 15 de enero, la realización de una conferencia bicameral para lograr un acuerdo presupuestal para el 15 de diciembre, y la elevación del techo de la deuda hasta el 15 de febrero de 2014.

Como parte de las negociaciones, se acordaría posponer el impuesto al instrumental médico, incluido en la ley de salud asequible, así como la creación de un plan de verificación de ingresos a las personas elegibles para recibir subsidios en cobertura médica.

"Estoy muy optimista de que lograremos un acuerdo que sea razonable esta semana, reabrir el gobierno, pagar nuestras facturas e iniciar negociaciones de largo plazo para colocar al país en una sólida situación fiscal", señaló desde la tribuna del Senado el líder de la mayoría demócrata, Harry Reid.

El líder de la minoría republicana del Senado, Mitch McConnell, calificó las discusiones con los demócratas como "constructivas", y aseguró: "comparto su optimismo de que vamos a lograr un resultado que será aceptable para ambas partes".

En una visita al comedor Martha's Table, que sirve alimentos a las personas más desprotegidas de Washington, el presidente Obama advirtió que hay gran posibilidad de que el país sea declarado en moratoria si no hay un acuerdo político inmediato.

"Si no empezamos a hacer un progreso real, tanto la cámara (de representantes) como el Senado, y si los republicanos no están dispuestos a dejar a un lado sus preocupaciones partidistas, existe gran posibilidad de una moratoria, y esto tendría efectos devastadores para la economía", dijo.

El gobierno federal cumple mañana martes dos semanas con una suspensión parcial de actividades, mientras que el Tesoro asegura que no podrá cumplir con sus obligaciones financieras más allá del 17 de octubre.

Un eventual acuerdo el Senado tendrá, sin embargo, que ser puesto a consideración de la Cámara de Representantes, de mayoría republicana, donde no existe una garantía de que será aprobado.