Afirma Costa Rica que Nicaragua admitió violación a medidas cautelares

Nicaragua admitió, en audiencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre un diferendo limítrofe con Costa Rica, que ha violentado medidas cautelares, dijo hoy a Notimex la vicecanciller costarricense Gioconda Ubeda.

La funcionaria sostuvo que Nicaragua aceptó también haber cavado en territorio de Costa Rica dos caños que conectan con el nicaragüense Río San Juan, que marca parte de la frontera binacional, con el Mar Caribe.

Costa Rica presentó este lunes a la CIJ, al inicio de la audiencia de cuatro días, "pruebas contundentes" sobre esa construcción, indicó Ubeda, quien recalcó que lo más importante de esta sesión "es que Nicaragua ha reconocido que sí ha violentado las medidas cautelares".

La CIJ dictó en marzo de 2011 una serie de restricciones en el marco del diferendo territorial entre ambos países centroamericanos, entre ellas la prohibición a ambas partes de tener presencia civil, militar o policial en el punto de la disputa.

Ubeda dijo este lunes a Notimex que Nicaragua ha admitido "que sí ha entrado a la zona que la Corte Internacional de Justicia ordenó que se despejara, y que sí ha realizado trabajos en relación con la construcción de estos dos caños artificiales".

"Es la primera vez que Nicaragua reconoce este tipo de hechos, y lo que está haciendo con ello es reconocer lo que ya Costa Rica ha denunciado, y lo que motivó estas medidas cautelares", subrayó.

"Ellos han prometido, según lo dicho públicamente, que no lo volverán a hacer, según lo han dicho así a la corte a través de notas presentadas el pasado viernes 11 de octubre", relató la viceministra.

Para Ubeda, "hay una actitud de mala fe (de Nicaragua), hay una actitud de negar cosas que están haciendo, hay una actitud de decirle a la comunidad internacional que quieren dialogar, mientras nos están haciendo a nosotros los caños artificiales".

Ubeda informó en conferencia de prensa previa sobre detalles de la audiencia iniciada este lunes en la sede de la CIJ, en la ciudad holandesa de La Haya, solicitada por Costa Rica para pedir nuevas medidas cautelares en el marco del diferendo binacional.

En el marco del conflicto binacional, estallado el 21 de octubre de 2010 en Isla Portillos, Costa Rica acudió a la CIJ para acusar a Nicaragua de haber causado daño ambiental e incursionado militarmente en territorio costarricense, específicamente la Isla Portillos.

El lugar es un área de tres kilómetros cuadrados que constituye el sector norte de Isla Calero, una zona de humedales que ambos países reclaman.