Cajas de ahorro, "poco" consideradas en reforma financiera

En la propuesta de reforma financiera, que está en manos del Senado, se fijaron "muy poco" en sectores como el de las cajas o cooperativas de ahorro y préstamo, consideró el director general de Caja Popular Mexicana, Ramón Imperial Zúñiga.

En su opinión, los grandes ejes de dicha iniciativa están enfocados a impulsar un mayor otorgamiento de crédito y la inclusión financiera, pero no está pensada para los intermediarios financieros no bancarios, sino en la banca comercial.

"La verdad es que nosotros todos los días hacemos inclusión financiera y no estamos siendo considerados en esta legislación, por lo que habrá que hacer un esfuerzo adicional para que los legisladores y gobierno federal vean lo que estamos haciendo", manifestó.

Entrevistado en el marco de la celebración de su Convención Nacional Cooperativa de Dirigentes 2013, comentó que el único beneficio que incluye esta propuesta es la facultad de tener corresponsalías bancarias en caso de ser aprobada.

Señaló que es una ayuda pero no una gran ventaja, ya que como esta aprobada la figura de corresponsalías se hace costoso, toda vez que las cajas de ahorro y crédito popular opera con pequeños comercios y tiendas de la esquina.

A decir de Ramón Imperial pasada la efervescencia de la aprobación de las reformas, se buscará sentarse con los legisladores y el gobierno para que en la reglamentación secundaria se incluya el reconocimiento de la naturaleza social de las cajas/cooperativas.

Se buscará un "reconocimiento de la naturaleza de las cooperativas, que se tenga acceso a todo lo que tiene la banca, como las líneas de crédito y al Banco de México (Banxico)", entre otros, agregó.

Respecto a la ampliación del plazo para regular el sector, Ramón Imperial Zúñiga dijo que el gobierno tiene un reto muy importante porque esta extensión al 31 de marzo de 2014 se hizo sin consultar el sector.

Y es que, advirtió, en caso de que los legisladores decidan nuevamente ampliar el plazo se generará más desconfianza sobre este proceso y, si no lo amplían, el gobierno deberá buscar los mecanismos de salida ordenada de las cajas que no alcanzarán a cumplir con los requerimientos para la regularización.

Comentó que hasta el momento hay 127 cajas autorizadas y se espera que lo logren entre 150 y 160, mientras que las que no alcancen es porque no tienen las condiciones financieras por lo que el gobierno tendría que ver su salida.

Reiteró que "pensamos que no ayuda el que se siga extendiendo los plazos porque se le pierde seriedad al proceso, a lo mejor pudiera ser más adecuado alguna puntualidad en autorizaciones no prórrogas generalizadas".