Ante EU lo que importa es ganar: Dely Valdés

En espera de un milagro para aspirar al repechaje rumbo a la Copa del Mundo Brasil 2014, Panamá jugará contra Estados Unidos el martes en el cierre del hexagonal de la Concacaf con la obligación de ganar y con el deseo de que México pierda ante Costa Rica.

"Mañana lo que importa es ganar", advirtió el entrenador panameño, Julio César Dely Valdés, en rueda de prensa posterior al entrenamiento a puertas cerradas sostenido en el estadio Rommel Fernández de la capital.

El cotejo se celebrará en el estadio Rommel Fernández a partir de las 20:30 hora local (01:30 GMT del miércoles), la misma hora en que arrancarán los cotejos Costa Rica-México, en San José, y Jamaica-Honduras, en Kingston.

Un empate o derrota ante Estados Unidos terminaría con el sueño mundialista de los panameños, que suman ocho puntos, a tres del Tricolor (11), por lo que una victoria en casa y una derrota de los "aztecas" les permitiría seguir soñando con Brasil 2014.

"Tenemos que ganar, eso (una derrota de México) no importa si nosotros no ganamos, es más importante que nosotros ganemos", dijo Dely Valdés.

Estados Unidos, líder inamovible del hexagonal con 19 puntos en nueve partidos, enfrentará a Panamá ya clasificado y sin su principal figura, Landon Donovan, por lesión.

Costa Rica (15) también ya está clasificado, mientras que Honduras (14) espera en Kingston obtener al menos un punto para quedarse con la tercera y última plaza correspondiente a la Concacaf para la justa del orbe de 2014.

El timonel de Estados Unidos, el alemán Jürgen Klinsmann, conoce la situación de México y Panamá rumbo a Brasil 2014, pero advirtió que su equipo está enfocado en el triunfo para confirmarse como el mejor de la eliminatoria mundialista.

"Toda mi mente está enfocada en hacer un buen partido y conseguir los tres puntos, la clasificación de la FIFA es muy seria y todo mundo (en el equipo) está enfocado y todos quieren hacer un buen juego", dijo Klinsmann.

El conjunto estadunidense entrenó en el estadio Rommel Fernández bajo un ardiente sol posterior a la práctica de los panameños, a la espera del cotejo de mañana.