Luce Arturo Chacón en "Gala verdiana" del FIC

Arias de óperas como "La Traviata", "Simon Boccanegra" y "Rigoletto", entre otras, fueron interpretadas con solvencia y emotividad por el tenor mexicano Arturo Chacón-Cruz, en la "Gala verdiana" que ofreció acompañado por la Orquesta del Teatro de Bellas Artes, en el marco del 41 Festival Internacional Cervantino, que concluye el 27 de este mes.

Con motivo del 200 aniversario de natalicio de Giuseppe Verdi (1813-1901), el sonorense cautivó al público del Teatro Juárez, de esta ciudad, con su magistral canto lírico y las emblemáticas piezas del compositor italiano.

Para abrir, la orquesta, bajo la batuta de Niksa Bareza, ejecutó la Obertura de la ópera "I Vespri Sicilian", que fue fuertemente ovacionada por los asistentes.

Ovación que se prolongó con la entrada de Chacón-Cruz al escenario, quien vestido elegantemente, saludó al director de orquesta, a los músicos y al público para comenzar su participación con la aria "Questa o quella", de la ópera "Rigoletto".

Con subtitulaje, el intérprete continuó en medio de los aplausos con "Forse la soglia attinse", de "Un ballo in maschera"; que mostró su potente voz y técnica vocal, así como la su capacidad expresiva.

El tenor nacido en Sonora, en 1977, mostró en el escenario talento y fuerza, en arias como "Come splendido e grande il sol tramonta!", de "I Masnadier", Preludio al tercer acto, de "La Traviata"; O infierno!, de Simon Boccanegra" y Qui ti rimani alquanto, de "I due Foscari", que fueron fuertemente ovacionadas.

Arturo Chacón-Cruz estudió en el Instituto de Ópera de la Universidad de Boston. Comenzó su carrera como barítono, pero transitó hacia tenor siguiendo el consejo de Plácido Domingo, que ha sido uno de sus principales mentores y con quién ha compartido escenario en repetidas ocasiones.

Al recibir la beca "Ramón Vargas" pudo trabajar de cerca con este cantante, quien también se convirtió en un cercano maestro. Chacón posee una técnica depurada y una intensa voz, que acompaña con una caracterización apasionada.

Lo anterior lo dota de una fuerte presencia en el escenario, gracias a la cual es uno de los tenores jóvenes más reconocidos.

Ha ganado premios nacionales e internacionales, presentándose en los teatros más prestigiados del mundo, como La Scala de Milán, donde debutó con gran éxito en 2012.