Sociedad costarricense no se beneficia con actos de violencia: prensa

Los actos de violencia como los registrados esta semana aquí, en protesta contra la visita del presidente estadunidense, Barack Obama, no benefician a la sociedad costarricense, planteó hoy el popular Diario Extra.

En Costa Rica está vigente el derecho al disenso, que es ejercido por la población, pero la violencia debe quedar fuera, planteó el matutino de circulación nacional, en el comentario editorial titulado "¿Qué se gana con la violencia?".

"En nuestro país existe el derecho a disentir y el pueblo ha sido el primero en salir a defender el derecho humano a la libre expresión", indicó, en alusión al modelo democrático de esta nación centroamericana.

"Pero las formas de hacerse visibles no deben ser a través de la violencia pues qué ganamos con eso. Realmente muy poco como sociedad", reflexionó.

"Este 1º de mayo los costarricenses fuimos testigos de una marcha de trabajadores muy concurrida, algunos se atreven a decir que fue una de las manifestaciones más grandes de los últimos años", indicó.

"Sin embargo, también la población fue testigo de cómo, al cierre del desfile, un grupo de jóvenes (independiente a los empleados públicos) la emprendió contra el Congreso y los oficiales, así como la prensa, que se encontraba afuera del edificio", agregó.

"La razón: protestar por la llegada del presidente estadunidense, Barack Obama", señaló el periódico.

"Podemos como sociedad, y ciudadanos de manera individual, estar de acuerdo o no con el Estado, con el sistema o las formas políticas en que se desarrolla un gobierno", planteó.

"Sin embargo, vivimos en una democracia sólida y centenaria, cuya construcción no fue sencilla, donde el respeto a los demás y a los derechos humanos ha imperado", aseguró el matutino.

Los disturbios fueron protagonizados, en el marco de la pacífica manifestación del Día Internacional del Trabajo, por una treintena jóvenes al parecer integrantes de un grupo denominado Anarquistas -que ha tenido similar participación en manifestaciones pacíficas-.

Los jóvenes vestidos de negro, rostros cubiertos con pañuelos y máscaras, corearon consignas antiestadunidenses, quemaron una imagen de Obama, y una bandera de Estados Unidos.

El grupo expresó así su oposición a la visita de Obama, el viernes y sábado a este país, donde, entre otras actividades, se reunió con los gobernantes del Sistema de la Integración Centroamericana (Sica), bloque cuya presidencia es actualmente ejercida por Costa Rica.