Arrestan al cerebro del secuestro de siete estonios en El Líbano

El autor intelectual del secuestro de siete turistas estonios hace dos años en el valle de Bekaa fue detenido el fin de semana pasado en una zona montañosa del este de El Líbano, reportó hoy la policía.

El hombre, que fuentes de seguridad identificaron como Hussein Hujeiri, fue detenido en una zona montañosa cerca de la ciudad de Arsal, en la zona de Ras Baalbek el domingo por la noche por una unidad especial de las fuerzas de seguridad libanesas.

Las Fuerzas Internas de Seguridad de El Líbano (ISF) indicaron que el presunto cerebro del secuestro de siete turistas estonios actuó en nombre de la rama iraquí de la organización terrorista Al Qaeda..

Hujeiri tiene un amplio historial delictivo y habría dado órdenes para llevar a cabo nuevos secuestros tras la liberación de los turistas estonios, según el documento del FSI, reportó el diario libanés en idioma inglés The Daily Star.

Pese a los esfuerzos de las autoridades libanesas por arrestarlo, Hujeiri había escapado a las diversas operaciones lanzadas contra él, incluyendo una en septiembre de 2011 de la que escapó herido hacia territorio sirio.

Fuentes policiales indicaron que Hujeiri confesó durante los interrogatorios ser el autor intelectual de los secuestros de los estonios, así como otros dos incidentes de alto perfil.

El comunicado agregó que las ISF fueron capaces de demostrar que Hujeiri encabezó el grupo que ordenó el secuestro de los siete europeos siguiendo instrucciones de un funcionario de la rama iraquí de Al-Qaeda.

El sospechoso mantuvo a los rehenes en varios lugares en las afueras del valle de Bekaa Arsal.

El 23 de marzo de 2011 siete estonios, todos de unos 30 años de edad, fueron capturados en territorio libanés, procedentes de la vecina Siria.

En dos mensajes electrónicos enviados a un sitio de internet libanés, un grupo desconocido, Haraket El Nahda Wal Islah (Movimiento para la Renovación y la Reforma), reivindicó su secuestro y exigido el pago de un rescate.

Después de cuatro meses de secuestro, los siete estonios fueron puestos en libertad y aparecieron sanos y salvos en la Embajada francesa de Beirut.