Consejero confía en que un mes sea suficiente para relevos en el IFE

El consejero electoral Francisco Guerrero manifestó su preocupación por la posibilidad de que no haya acuerdos entre los diputados federales para designar a los integrantes del IFE que concluirán funciones el 30 de octubre, tal como ocurrió con el lugar que Sergio García Ramírez dejó vacante desde febrero pasado.

En entrevista, advirtió que en caso de que los partidos representados en San Lázaro no logren los consensos necesarios, podría complicarse la situación en el Consejo General del Instituto Federal Electoral (IFE).

"Mi primera preocupación es en el sentido de que por los tiempos no se logre tomar una decisión en las próximas cuatro semanas y esto implique que el Consejo General tenga que funcionar sólo con cuatro consejeros de los nueve que lo integran", anotó.

El 30 de octubre concluirá la gestión de los consejeros electorales Leonardo Valdés, Alfredo Figueroa, María Marván, María Macarita Elizondo y para el propio Francisco Guerrero.

Recordó que desde que García Ramírez decidió renunciar en febrero pasado, el Consejo General del IFE sesiona con un integrante menos.

Guerrero Aguirre precisó que el IFE es un organismo diseñado para funcionar con nueve consejeros, y si bien anteriormente laboró con seis y actualmente lo hace con ocho, "yo esperaría que no funcionáramos con cuatro".

"Porque cuatro consejeros si bien podríamos tener quórum para funcionar gracias a la presencia de los representantes del Poder Legislativo y de los partidos políticos, los consejeros que estuvieran sesionando, estos cuatro consejeros, pues evidentemente no tendrían ya la mayoría que se requiere de los nueve", argumentó.