Proponen recuperar confianza de mexicanos en torno a reformas

Especialistas socio-económicos recomendaron recuperar la confianza de los mexicanos a través de cristalizar los beneficios de las reformas estructurales, como la hacendaria y energética, que son analizadas en la actualidad por el Congreso de la Unión.

En la presentación del estudio "México: política, sociedad y cambio", los representantes de GEA-ISA, Guillermo Valdés y Ricardo de la Peña, informaron que con base en los resultados la población expresó su rechazo y desconfianza a las reformas hacendaria y energética y sus posibles beneficios, pese a su importancia para impulsar la economía del país.

Señalaron que a pesar de los esfuerzos gubernamentales, la sociedad mexicana registra opiniones negativas hacia una mayor participación privada en el sector energético y rechazan la incorporación de nuevos impuestos.

En torno a la reforma hacendaria, existe una opinión desfavorable (60 por ciento) respecto de la aplicación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a las rentas de casas-habitación, en tanto que 56 por ciento expresó su inconformidad con la aplicación de ese gravamen a las colegiaturas particulares.

Aunque la población está de acuerdo con la generación del seguro de desempleo y el pago de pensiones a adultos mayores, 54 por ciento de los encuestados, que sumaron mil mexicanos de diferentes puntos del territorio nacional, expresó su desacuerdo de que este apoyo provenga de un incremento de impuestos a las clases medias.

Asimismo, se registró un rechazo importante de 57 por ciento al endeudamiento público para otorgar mayores prestaciones sociales, lo que reflejó, según los especialistas, temor hacia una nueva crisis económica.

En el caso de la reforma energética, 38 por ciento de los consultados considera que la propuesta de reforma debilita la rectoría del Estado en la materia y hay poca credibilidad de que Petróleos Mexicanos (Pemex) necesite mayor inversión para encargarse de la extracción del petróleo.

De hecho, la encuesta reveló que 55 por ciento de los encuestados opinó que Pemex puede encargarse solo de la extracción de crudo de aguas profundas, y sólo 34 por ciento señaló que tiene que asociarse, en tanto que 11 por ciento desconoce el tema.

"Hay un profundo escepticismo en la opinión pública respecto de los beneficios prometidos de la reforma energética", pues 40 por ciento se dijo incrédulo en que bajarían los costos del gas y electricidad.

Asimismo, 47 por ciento no cree que aumente la inversión y con ello los empleos, mientras que 46 por ciento no considera que la reforma fortalecerá a Pemex y a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Para los especialistas, la posible aprobación de las reformas debe acortar la brecha entre la política y la sociedad, al tomar en cuenta la encuesta presentada, lo que de lograrse impactará directamente en la confianza de los mexicanos.