Niega Obama estar resignado a idea de un cierre de gobierno

El presidente Barack Obama dijo que no se ha resignado a la idea que el gobierno federal cerrará operaciones mañana martes, al no haberse logrado hasta ahora un acuerdo en el Congreso para autorizar el presupuesto de gasto.

"No estoy del todo resignado", dijo el mandatario al ser cuestionado por periodistas sobre una perspectiva que parece inminente, dadas las posiciones irreconciliables entre demócratas y republicanos, y el plazo límite que se cumple la medianoche de este lunes.

al hablar en la Casa Blanca junto con el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, Obama anunció que convocó a una reunión de su gabinete esta tarde para discutir la situación.

El mandatario dijo igualmente que planea celebrar conversaciones "hoy o mañana" con líderes de los dos partidos.

"Existe una solución directa y simple si se dejan de lado las políticas de corto plazo y se ve a largo plazo, y requiere que cada uno actúe con responsabilidad y haga lo que es mejor para los estadunidenses", dijo.

Los republicanos de la Cámara de Representantes aprobaron el fin de semana una resolución que permite la operación del gobierno a cambio de eliminar los impuestos a aparatos médicos y de retrasar por un año la implementación de algunas secciones de la Ley de Salud Asequible.

Sin embargo los demócratas del Senado señalaron que no aceptarán condicionamientos a la operación del cierre del gobierno y así lo reafirmaron este lunes, al aprobar una nueva resolución que incluyó recursos para la ley.

Obama ha indicado estar dispuesto a discutir con los republicanos una solución, aunque insiste que ni la ley de salud, ni la elevación del techo de la deuda, están sujetos a negociaciones políticas.

"Estoy abierto y ansioso de discutir del presupuesto de largo plazo que asegura que invertimos en las familias de clase media para ayudar a la economía a crecer, dar más oportunidades a quienes trabajan y hacer frente a algunos de nuestros retos de largo plazo", indicó Obama durante la aparición con Netanyahu.

Estados Unidos podría ser declarado en insolvencia financiera a partir del 17 de octubre próximo, a menos que el Congreso autorice un aumento del tope de su deuda nacional de 16.6 millones de millones de dólares.

El gobierno federal estadunidense quedará paralizado a partir del primer minuto del martes 1 de octubre, que corresponde al inicio del año fiscal 2014, a menos que republicanos y demócratas logren un acuerdo.