Rechaza Senado propuesta para evitar cierre del gobierno de EUA

El Senado de Estados Unidos rechazó hoy la iniciativa aprobada por la Cámara de Representantes, el fin se semana pasado, para evitar el inminente cierre del gobierno federal a condición de demorar la entrada en vigor de la Ley de Salud Asequible.

Con una votación de 54 demócratas a favor y 46 republicanos en contra, la cámara alta envió el proyecto de resolución de regreso a la cámara baja, la cual deberá presentar una iniciativa alternativa si busca que el gobierno opere a partir de mañana martes.

Poco después del voto, los republicanos, que dominan la cámara baja, se reunieron a puertas cerradas en el Capitolio para planear sus próximas acciones, en momentos que el público estadunidense los culpa de manera mayoritaria si paralizan el aparato federal.

Entre las opciones bajo discusión figuran lo que denominan "la opción nuclear": Proponer la eliminación de subsidios a los planes de seguro médico del Ejecutivo estadunidense y del Congreso.

"No estoy resignado para nada", dijo el presidente Barack Obama poco antes del voto a pregunta sobre si estaba listo para el cierre del gobierno. El mandatario indicó que tendrá una reunión de gabinete esta tarde en la Casa Blanca para analizar la situación.

Pero el rechazo del Senado a la versión de la Cámara de Representantes generó expresiones de pesimismo entre legisladores sobre la posibilidad de un arreglo de último momento.

"Creo que las probabilidades son muy fuertes de que esto va a ocurrir, al menos por tres a cinco días", dijo el veterano senador republicano Orrin Hatch.

Al menos 800 mil empleados federales recibirán licencias sin goce de sueldo a partir del primero de octubre, además de que cerrarían oficinas federales no esenciales, así como embajadas y consulados alrededor del mundo.

Sería el primer cierre del gobierno federal estadunidense desde 1995, cuando un enfrentamiento similar entre los republicanos y el entonces presidente William Clinton produjo la parálisis de Washington.

Analistas coinciden que el desenlace de la batalla política de 1995 perjudicó políticamente a los republicanos en las elecciones de 1996.

En este marco, un nuevo sondeo de CNN mostró que una mayoría del público estadunidense culparía más a los republicanos que al presidente Obama en caso que se materialice este martes un cierre del gobierno federal.

Un 46 por ciento de los estadunidenses responsabiliza a los conservadores por la posibilidad de que cientos de miles de trabajadores federales queden sin empleo, mientras que sólo 36 por ciento considera al jefe de la Casa Blanca como responsable.

De manera abrumadora, con un 77 por ciento del total, los electores demócratas creen que los republicanos son los culpables de un eventual cierre, a raíz de que decidieron ligar la operación del gobierno a la demora en la implementación de la ley de salud.

Aunque Obama dijo estar dispuesto discutir con los republicanos, dejó en claro que ni la ley de salud, ni la elevación del techo de la deuda, están sujetos a negociaciones políticas.

Estados Unidos podría ser declarado en insolvencia financiera partir del próximo 17 de octubre, a menos que el Congreso autorice un aumento del tope de su deuda nacional de 16.6 millones de millones de dólares.

El gobierno federal estadunidense quedará paralizado a partir del primer minuto del martes 1 de octubre, que corresponde al inicio del año fiscal 2014, a menos que republicanos y demócratas logren un acuerdo de última hora.