Acceso a información, herramienta para democratizar al país: Peschard

A 10 años de la creación del IFAI, México ocupa el sexto lugar entre 93 en materia de leyes de transparencia y acceso a la información, herramienta que ha servido para democratizar la política y la vida en el país, señaló Jacqueline Peschard Mariscal.

La comisionada del Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI) afirmó que la minuta de la reforma constitucional en materia de transparencia y que se encuentra en el Senado de la República para su discusión y probable aprobación tiene avances significativos, aunque siempre existe la posibilidad de mejorar una normatividad.

En entrevista con Notimex en su oficina ubicada en el edificio central del IFAI, Peschard Mariscal indicó que la 10 Semana Nacional de Transparencia 2013 se llevará a cabo los días 2,3 y 4 de octubre y se tendrá como país invitado a La India.

La idea de este evento, que coincide con el décimo aniversario del Instituto, agregó, es que se puedan discutir las implicaciones y las consecuencias de la reforma constitucional en la materia.

"Entiendo que está a punto de ser discutida en el Senado de la República la minuta que aprobó la Cámara de Diputados durante el periodo extraordinario de sesiones de agosto pasado y esperamos que salga en las próximas semanas para iniciar el recorrido por los diferentes congresos locales", apuntó.

La comisionada agregó que "queremos ver las implicaciones que tiene y cuáles son las bondades de la reforma constitucional", y puntualizó que se busca contar con los mismos criterios y que no sólo operen para la administración pública federal sino para todos los poderes en el ámbito federal y eventualmente esto también suceda en todo el país.

Planteó que en esta propuesta que está en manos del Poder Legislativo, se le está dando facultades para ser una suerte de segunda instancia frente a los estados. Entonces, agregó, es lo que queremos discutir.

Observó que en la Semana de la Transparencia hace una reflexión desde una perspectiva comparada con algún país que se destaque por su trayectoria en el acceso a la información "y en este caso estamos teniendo como invitado a La India".

De acuerdo al Center for Law and Democracy de Canadá, que ha realizado un índice para ver qué tan fuertes y eficaces son las leyes de transparencia en los 93 países que hoy tienen este marco legal, India ocupa el segundo lugar en cuanto a ley en la materia y México el sexto de esa tabla.

Añadió que desde ese marco legal de transparencia México es muy comparable con las naciones más avanzadas en el tema, pero también tiene mucho que aprender de La India, puesto que ocupa ese lugar en el ranking de leyes de transparencia "y además tenemos muchas cosas en común".

Como ejemplo, refirió que India es un país federal igual que México, tiene una Comisión de Transparencia Central y Comisiones de Transparencia y Acceso a la Información en las distintas provincias, "entonces es un esquema muy semejante al nuestro", dijo.

Destacó que dichos órganos son colegiados "y funcionan de manera distinta porque allá son colegiados, pero cada uno de los comisionados resuelve distintos casos".

Al preguntarle si ¿con la transparencia ha podido fortalecer la democracia del país? respondió afirmativamente y argumentó que "el acceso a la información es una manera de darle herramientas al ciudadano para poder conocer mejor qué derechos tiene, qué contenidos tienen los distintos programas gubernamentales y las políticas públicas y de qué manera les puede beneficiar o no esos programas gubernamentales".

El conocimiento de estos, aseguró la ex consejera electoral, es una manera de hacer más fuertes a los ciudadanos y de que la población tenga un mejor equipo para aprovechar de la mejor manera lo que hace el gobierno federal en su favor.

Comentó que en el caso de La India, para que los ciudadanos conozcan cómo se ejerce el presupuesto, por ejemplo en una de las provincias, lo que hicieron fue poner en las paredes los datos sobre cuánto dinero se destinaba a educación, qué tanto a hospitales a fin de que la gente pudiera ver esa información.

Estoy convencida, enfatizó Peschard, de "que el acceso a la información es una herramienta para democratizar la vida política y la vida en general de un país".

Sobre si ¿existe más participación de la sociedad en las políticas públicas? consideró que el acceso a la información es reconocido como un derecho de las personas.

"Esto se ve en las demandas de transparencia, en la participación de organizaciones de la sociedad que le dan seguimiento y que van monitoreando distintas políticas públicas, no solamente la presupuestal o la cuenta pública, sino políticas que tienen que ver con el combate a la corrupción o con protección del medio ambiente o con la calidad educativa", explicó la comisonada.

Subrayó que el tema del acceso a la información pública es central en el debate público, toda vez que "no hay ninguna propuesta de reforma, incluso de las que estamos viendo ahora, que no invoque la transparencia como un requisito para legitimar esas reformas".

La reforma fiscal que se está planteando actualmente, opinó, toca ese punto y lo que se busca es lograr la confianza de los ciudadanos. "Ya es parte de la agenda pública del país y se maneja por la opinión pública, que hoy es más fuerte y con mayores exigencias", afirmó Peschard Mariscal.

Además aclaró que en el país, en el caso del acceso a la información la desigualdad "se refleja, pues hay personas que saben de la existencia de la ley y la utilizan en su favor, pero hay quienes no conocen ni siquiera que se ha convertido en un referente, cuando menos en quienes forman parte de lo que sería la opinión pública del país".

Consideró que la reforma constitucional no se queda corta porque siempre hay la posibilidad de mejorar una ley. "Lo que diría es hay significativos avances en esta propuesta".

"El mayor avance es el reconocimiento de la exigencia social de que el acceso a la información debe ser un acceso que no haga distinciones entre alguien que vive en Campeche y otra persona que vive en el Distrito Federal o en Baja California", insistió.

Igualmente, continuó, debe de estar sometido un Poder Legislativo a la transparencia que el Poder Ejecutivo, aunque este último es el que maneja los mayores recursos y es el que recibe mucho más atención de parte de los ciudadanos.

Pero todos los poderes, sentenció la comisionada del IFAI, deben estar expuestos a las mismas exigencias, todos los estados igual. No es posible que una entidad esté con menores niveles de exigencia en materia de transparencia fiscal o de cualquier política pública que otro estado.

Lo que trae esta reforma constitucional, sostuvo, es que fortalece a los órganos de transparencia.

"A los órganos garantes los hace autónomos constitucionalmente y además amplia el nivel de exigencia más allá de los entes públicos, para que los partidos políticos, los sindicatos, los fideicomisos y todas las organizaciones que por alguna razón reciban fondos públicos también serán sujetos de transparentar", planteó Jacqueline Peschard.

Sobre si el tema de Seguridad Nacional ¿es reservado o no? opinó que en el contexto de la violencia en el país o de la inseguridad, ese tema se ha convertido en un asunto que es de particular interés del gobierno y que las políticas en materia de combate al crimen organizado y al narcotráfico sean eficaces.

Explicó que lo que se enmarca dentro de esa lucha en contra de la delincuencia organizada es que a las autoridades les preocupa que se pueda abrir la información en un momento en que pudiera afectar la eficacia o el rendimiento de esas políticas de combate al crimen.

Lo que puedo decir, precisó, es que hay un estándar internacional de que los asuntos de seguridad nacional tienen una protección en materia de transparencia en el sentido de que se reserva.

"Es un estándar en todo el mundo. Son como cuestiones que tienen que ver con la integridad del Estado y la posibilidad de que se mantenga como tal y que no esté limitado de tal manera su acción por otras fuerzas o por otros factores que le hagan competencia", manifestó.

Entonces, aseveró Jacqueline Peschard, son cuestiones que están en todas las leyes. "En la ley de transparencia mexicana está que una de las causales de reserva es que la información sea de seguridad nacional".

"Nosotros consideramos que eso ya está establecido y ya están los niveles de protección a los asuntos de seguridad y en los 10 años de vida del IFAI tenemos muchos criterios en este sentido", sostuvo la ex presidenta del IFAI.

Por ejemplo, lo que son datos estadísticos de las Fuerzas Armadas consideramos que son públicos, porque no hablan de un despliegue específico que pudiera alertar al crimen organizado, frente a lo que se utiliza en una operación en particular.

Es decir, abundó, "nosotros entendemos que una operación específica en Michoacán o Tamaulipas o donde quiera que sea, eso se tiene que proteger para darle eficacia a esa operación, pero cuestiones estadísticas como cuántos operativos le ha prestado la Sedena a la Segob o a la PF, lo consideramos que no revela el estado de fuerza en la medida en que solamente son datos genéricos estadísticos".

"Cuando la Cámara de Diputados pone una salvedad de que el consejero jurídico de Presidencia podrá interponer un recursos para impugnar las resoluciones del IFAI ante la SCJN (Suprema Corte de Justicia de la Nación) en materia de seguridad nacional, consideramos que es un acotamiento a las atribuciones del instituto y de que sus resoluciones son en el modelo mexicano definitivas e inatacables".

Peschard Mariscal estableció: "si es un acotamiento, es una limitante, pero yo considero, que es algo con lo que el IFAI no se ve amenazado en sus atribuciones y en facultades".

Cosa distinta, continuó, era el anterior dictamen aprobado en comisiones en la Cámara de Diputados que decía que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), la Procuraduría General de la República (PGR), Banxico y la Consejería Jurídica de Presidencia podrían interponer recursos ante la Suprema Corte, pero en distintas materias, como derechos humanos, estabilidad financiera y de seguridad nacional.

Entonces, dijo la comisionada del IFAI, era muy amplio, pero eso finalmente se quitó y por eso creo que al final es una buena minuta la que regreso la Cámara de Diputados.

Al preguntarle si ¿en estos 10 años sigue existiendo la misma percepción de que México es un país corrupto? expresó que con base en mediciones que "Transparencia Mexicana tiene un índice de la percepción de la corrupción y no tenemos índices sobre la acción efectiva de corrupción, sólo la de percepción y es lo que hemos tenido a lo largo de los años".

"Lo que digo es que lejos de disminuir va en crecimiento. Las personas sienten que la corrupción en México es peor de acuerdo a este índice", observó.

La transparencia, expuso, es un elemento que al poner en la vitrina de la visibilidad al funcionario lo debe limitar, lo debe de inhibir en posibles actos ilícitos.

Digamos, subrayó la funcionaria, ese es el principio de que lo que está sujeto a escrutinio deja menos márgenes de actuación ilícita, porque estas muy expuesto. "Ese es el principio de la transparencia, pero los datos parecen decir otra cosa", admitió.

Refirió que hoy la opinión pública está mucho más consciente de que la información gubernamental es suya y no de los servidores públicos; además, se tiene mucho más información sobre dónde hay corrupción, fraudes y desviación de recursos.

Es decir, insistió, estamos más informados y la mayor información te da mayores elementos para que tu percepción sea no solamente una percepción llamémosle impresionista sino con mucho más datos. "Creo que a esto se debe que los índices de percepción de la corrupción sean mayores".

Abundó que "estamos en una situación en donde estamos mejor informados, exigimos mayor información, pero esta mayor información lo que hace es darle mayores evidencias a nuestra convicción de que hay enormes zonas de corrupción en el país".

La comisionada también dio a conocer que en su 10 años, el "instituto se ha fortalecido a pesar de que hay mucha gente, de acuerdo con nuestras encuestas, de que sólo tres de cada diez personas conocen al IFAI, no saben de su existencia".

"Sin embargo, es una institución que tiene prestigio en la población, es un referente de que cumple con su cometido y ayuda a lograr la máxima publicidad y diría que se ha fortalecido y está fortaleza se ha visto en que el legislador le ha otorgado en 2010 una nueva función que es la de vigilar los datos personales en el sector privado".

-¿Ya llegó a la mayoría de edad?-

"Esta reforma constitucional que está por aprobarse lo hará constitucionalmente autónomo, porque ahora tenemos autonomía sólo para nuestras resoluciones y manejo de presupuesto y con esta autonomía, seria orgánica y constitucional, lo cual implicaría que el IFAI ha llegado a la mayoría de edad", sostuvo.

Peschard Mariscal, quien a principios del año próximo deja su cargo, consideró que la renovación escalonada es un mecanismo muy adecuado, porque permite que se renueven, pero al mismo tiempo se mantenga la experiencia.

"Yo salgo el 9 de enero del IFAI y entrará alguien, pero se quedan los que están. Se combina esta inyección de nuevas formas de ver las cosas", adelantó.

La comisionada apuntó que "llegan nuevos y empiezan a ver cosas que a lo mejor los viejos ya estamos en una inercia y que ya no alcanzamos a ver cómo mejorar".

La renovación escalonada es una virtud, sin embargo, la minuta de la Cámara de Diputados establece que ahora los que todavía tienen un periodo que cumplir, para poderse quedar, tienen que pedirle al Senado que los nombre de nuevo.

Jacqueline Peschard mencionó que la explicación que se les da es que cambia la naturaleza del instituto y entonces la naturaleza del procedimiento de selección se modifica, porque antes era un nombramiento presidencial con la no objeción del Senado y ahora será un nombramiento de ese cuerpo legislativo.

"Es muy importante que no piensen en un borrón y cuenta nueva y que llegue gente que no tiene experiencia que tiene que echarse la curva de aprendizaje", externó.

Creo, dijo la comisionada del IFAI, que las instituciones se merecen esta posibilidad de renovación escalonada, por el beneficio de las instituciones mismas y no pensemos en los cálculos de las personas, sino lo que significa para las instituciones.