Debe México transitar hacia una economía sostenible

Frente a la potencial escasez de recursos y la degradación del capital natural, es urgente que México haga un cambio en el modelo de políticas públicas para transitar hacia una economía sostenible de la mano del sector empresarial.

La directora del Instituto Global de Sostenibilidad del Tec de Monterrey, Isabel Studer, señaló que el país enfrenta un contexto adverso en donde es fundamental tener acciones específicas para transitar a modelos de producción y consumo sustentables.

En el marco de la presentación de la Cumbre Negocios Verde 2013, la especialista refirió que de acuerdo con el INEGI, el deterioro de ecosistemas representa 7.0 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional.

"México enfrenta una demanda de recursos naturales superior a su capacidad, se ha crecido en la idea de la abundancia de recursos y hay una cultura de sobre explotación".

En ese contexto, dijo, el papel del sector empresarial es fundamental para consolidar esquemas de sostenibilidad y crear conciencia en la población sobre la importancia del cuidado de los recursos naturales.

El foro, organizado por el Instituto Global para la Sostenibilidad junto con empresas firmantes del Acuerdo por un México Sostenible, busca abrir el diálogo para compartir experiencias empresariales exitosas en materia de sostenibilidad.

"Uno de los objetivos es detonar propuestas innovadoras para transitar hacia una economía sostenible con especial énfasis en financiamiento y nuevas oportunidades de mercado verdes".

Del 7 al 9 de octubre, la cumbre que tendrá como eje central las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MiPymes) y el enverdecimiento de la cadena de valor, contará con la participación de directores de empresas, funcionarios de organismos nacionales e internacionales y conferencistas, así como de jóvenes emprendedores y expertos en economía ambiental.

Studer añadió que la importancia de abordar la sostenibilidad como un elemento clave en el desarrollo de la economía, la productividad y la competitividad del país se enmarca en un contexto global igualmente preocupante.

"En los últimos 25 años, mientras se cuadruplicó la economía mundial, dos tercios de los ecosistemas acuáticos y terrestres han sido degradados significativamente por la actividad del ser humano".

Studer refirió que de acuerdo con la ONU, el mal manejo de los activos naturales le cuesta a la economía global 6.6 billones de dólares anuales, equivalentes a 11 por ciento del PIB mundial.

"Estos costos podrán aumentar a 28 billones de dólares para 2030 y ninguna empresa es inmune a este riesgo", puntualizó.