Están miles de burócratas de EUA a las puertas de un cese temporal

Miles de empleados del gobierno de Estados Unidos ubicados en áreas no esenciales están a las puertas de un cese temporal de labores, al iniciarse este primero de octubre el año fiscal 2014 sin un presupuesto autorizado.

Al no avizorarse este lunes un acuerdo sobre el gasto federal en el Congreso, a la mitad de los 2.1 millones de empleados federales se les ordenaría continuar trabajando durante el cierre del gobierno, sin embargo, ninguno recibiría su salario.

El personal federal con funciones esenciales incluye a aquellos relacionados con la seguridad nacional y pública, así como los que trabajan en programas de asistencia como Medicare, el de pensiones a retirados o en el área de seguros.

Sólo el 14 por ciento de los 231 mil 117 empleados del Departamento de Seguridad Interna (DHS) sería obligado a tomar una licencia laboral temporal sin goce de sueldo, en tanto personal como los agentes del servicio secreto o de aduanas deben continuar trabajando.

Las embajadas y consulados de Estados Unidos alrededor del mundo permanecerían abiertas para la atención de sus connacionales.

En tanto, el Departamento de Estado podría continuar procesando solicitudes de visas y pasaportes para estadunidenses, ya que las cuotas permiten el financiamiento de esos servicios.

El Departamento de Justicia descansaría también a sólo el 15 por ciento de sus 114 mil 486 trabajadores, pero mantendría laborando a los agentes encargados del combate al tráfico de drogas.

A partir de este martes, la Oficina de Administración de Personal tiene la responsabilidad de enviar las notificaciones necesarias a aquellos empleados catalogados como "no esenciales" que tomarían licencia sin goce de sueldo, incluyendo a los que trabajan en parques y museos, procesan formas o manejan regulaciones.

El Departamento de Defensa mandaría a casa al 50 por ciento de sus más de 800 mil empleados civiles, sin embargo, los 1.4 millones en servicio activo permanecerán en funciones.

En tanto, el Departamento de Transporte ordenaría descanso obligatorio al 33 por ciento de una plantilla de 55 mil 468, considerando esenciales a los controladores aéreos.

Asimismo, el Departamento de Salud daría licencia laboral al 52 por ciento de sus más de 78 mil empleados, incluyendo los inspectores de alimentos, en tanto aquellos que trabajan en los laboratorios de los Institutos Nacionales de Salud deberán continuar laborando.

Los departamentos del Tesoro, del Interior, del Trabajo y del Comercio tendrían que cesar temporalmente al 80, 81, 82 y 87 por ciento de su personal, de manera respectiva.

Entre las agencias más afectadas por la falta de fondos para operar, sobresalen la NASA (97 por ciento), la Agencia de Protección Ambiental (94 por ciento) y el Servicio de Recaudación de Impuestos (90 por ciento).

Las cortes federales pueden operar de manera normal hasta 10 días después del cierre del gobierno, pero tendrían que descansar a parte de su plantilla laboral de continuar la falta de fondos federales.

El Servicio Postal de Estados Unidos se mantendría operando con normalidad debido a que opera con los ingresos por concepto de estampillas y otros cargos de servicios.