Preocupa a millones de indocumentados nueva ley de Salud en EUA

Millones de inmigrantes indocumentados no son considerados en la nueva ley de Salud, en vigor a partir del primero de enero del 2014, con lo que seguirán viviendo en las sombras y con la angustia por el brote de una enfermedad.

Ante su próxima puesta en vigor, la amenaza de que al no tener seguro se aplicaran multas ha confundido a muchos, entre ellos a los mismos indocumentados.

Según la Ley de Salud a Bajo Precio (ACA, por sus siglas en inglés) personas que no son ciudadanas ni residentes legales están exentos: no pueden comprar seguro médico, pero tampoco serán sancionados económicamente por no tenerlo.

La nueva medida impulsada por la administración del presidente Barack Obama ha generado un alud de dudas y confusiones en la aplicación de la reforma.

Los millones de indocumentados quedaron fuera de cobertura y del mercado de seguros pero eso no significa tácitamente que se tengan que quedar sin ir al médico.

Antes de esta ley miles de indocumentados han tenido la opción de acudir a clínicas comunitarias que dan servicio aquí sin importar su estado migratorio.

En la actualidad existen unos mil 100 centros de salud comunitarios en California donde uno de cada tres pacientes atendidos es latino.

Estos lugares se han convertido en una opción disponible de atención médica para aquellos sin seguro y de bajos recursos.

En el condado de Los Angeles hay clínicas comunitarias como Saban Free clínic que ha ofrecido hasta cien mil consultas gratuitas o de bajo costo al año.

Estas compañías ofrecen los servicios gracias a donaciones de individuos o corporaciones y se han convertido en las alternativas de atención médica.

Al mismo tiempo el Mes de la salud que cada año organizan en octubre un centenar de instituciones y el consulado de México en Los Angeles son un paliativo más en prevención médica.

Según un estudio del Instituto de Salud Pública de UCLA, unos 900 mil indocumentados en California no tienen seguro médico (se estima que la mitad de ellos reside en Los Ángeles).

De acuerdo a reportes recientes unos 200 mil niños inmigrantes quedarán excluidos del seguro médico en California y el 85 por ciento de estos son hispanos.

De igual forma unos 40 mil menores nacidos en California con al menos un padre indocumentado son elegibles de seguro pero no acudirán por temor a que sus padres sean deportados.

Ernesto Ramírez, quien recientemente perdió su trabajo y con ello su seguro médico, al ser indocumentado, no se beneficiará de la reforma de salud.

Ramírez no podrá comprar cobertura en el mercado de seguros médicos --Covered California-- ni recibir subsidios. Tampoco podrá beneficiarse de los programas Medi-Cal o Medicare.

Sus opciones serán unas 300 clínicas comunitarias, 13 clínicas y tres hospitales del condado. "Nunca podría pagar 373 dólares mensuales de mi seguro que se dice cobraran en promedio", señaló.

"No tiene sentido excluir a un grupo de personas por su estado migratorio cuando el objetivo es mantener saludable a la población", expreso por su parte el abogado Alvaro Huerta.

"Estas personas forman parte de la población y potencialmente podría ser más caro si acuden a servicios de emergencia", advirtió Huerta, de National Inmigration Law Center (NILC).

Louise McCarthy, presidenta de la Asociación de Clínicas Comunitarias del condado de Los Ángeles, aseveró que continuarán atendiendo a esta población.

"Se les pedirá documentación solo para ver si califican para algún programa, si la persona no tiene, pues no hay problema, recibirá los servicios", expresó.

Héctor Flores, director del Hospital White Memorial, alertó que si los millones de personas que obtendrán seguro médico con la reforma de salud se convierten en una avalancha de pacientes, el sistema actual no estará preparado para atenderlos.

Family Care Specialists, un grupo médico privado dedicado a la comunidad de habla hispana tiene cuatro clínicas en el Este de Los Ángeles, Montebello y Highland Park en donde atienden a 25 mil pacientes al año.

Flores considera que con la entrada en vigencia de ACA, su hospital tiene la capacidad de agregar a su práctica a unos tres mil nuevos pacientes.

En California hay casi 30 mil médicos con licencia para una población de más de 37 millones de residentes. Las autoridades estiman que hacen falta unos 17 mil doctores.