Cumple Bon Jovi a México con emblemático concierto ante 48 mil fans

A 19 días de la suspensión de su concierto, la banda estadunidense Bon Jovi saldó una cuenta pendiente con México y como parte de su gira mundial "Because we can", cumplió con creces ante 48 mil seguidores.

Pese a la ausencia del baterista cubano Tico Torres, atendido el pasado 10 de septiembre en esta capital para practicarle una apendicectomía de emergencia, y del guitarrista Richie Sambora (quien dejó la agrupación en abril pasado), fue emblemático el concierto que los músicos ofrecieron este domingo en el Foro Sol de la capital mexicana.

Los fans de la agrupación hicieron cimbrar el recinto de la Magdalena Mixiuhca al saltar de la emoción y entonar varios de los más de 20 temas que Bon Jovi integró en su repertorio a lo largo de dos horas y 20 minutos.

Al concluir la participación de grupo telonero DLD, que hizo un llamado urgente para apoyar a los damnificados por las tormentas "Ingrid" y "Manuel" en varios estados del país, y faltando un minuto para que iniciara la presentación de los originarios de New Jersey, los asistentes organizaron la ola humana de extremo a extremo en las gradas.

Fue una forma de comunión para atestiguar el regreso a México de la banda, luego de tres años de ausencia y que como bienvenida ante sus fanáticos interpretó "That's wat the water made me".

"Hola Ciudad de México. ¿Alguien que me lleve a la ciudad?, ¿Están conmigo allá afuera, allá arriba? Muéstrenme lo que tienen", pronunció el líder de la banda, Jon Bon Jovi para después entregar el éxito "You give love a bad name", con lo que de inmediato elevó aún más los ánimos de la gente que quizá extrañó la presencia de Sambora y Torres, pero se permitió el goce musical.

Luciendo una playera roja con rayas blancas, chaqueta de mezclilla jeans de color negro y guitarra en mano, el vocalista demostró que la calidad de su voz sigue intacta, como cuando inició como cantante hace más de tres décadas de trayectoria.

Con "Raise your hands" solicitó elevar los brazos y "Runaway" engalanaba el set ochentero. No había tiempo que perder para añadir "Lost highway", a dueto con el bajista Hugh McDonald.

"¿Hay mujeres esta noche?, la que sigue es para ustedes", expresó Jon cuando ya comenzaban a sonar los primeros riffs de "Pretty woman" con la que el público femenino dio muestras de coqueteo, según captaron las tres pantallas gigantes ubicadas en el escenario.

Bon Jovi, que ha confirmado su liderazgo en la escena rock musical tras haber ofrecido en 30 años de trayectoria artística más de dos mil 700 conciertos en más de 50 países, emocionó también con "It's my life", single del año 2000 que se desprende de "Crush", su octavo álbum de estudio y de los más comerciales.

"Born to be my baby", "What about now" y "Keep the faith" fueron inmortalizados a través de las cámaras fotográficas, de videos y otras herramientas tecnológicas.

"Gracias, gracias, gracias. Ahora tenemos un disco nuevo llamado 'What about now', que ya suena en la radio y este es nuestro sencillo "Because we can", informó Jon siempre sonriente, carismático y agradecido con la pleitesía que le rendían.

"¿Cómo vamos hasta ahora, bien? Creo que es tiempo de mover un poco las caderas" y así comenzó "We got it going on", aclamada por aquellos de entre 20 y 60 años que conformaban el público que disfrutó la velada con el perdón de la lluvia que ha azotado durante varios días en la ciudad y que esa noche se ausentó.

"Cada vez que regreso aquí, lo hago por una sola razón: Me encanta escuchar el sonido de los gritos de las chicas de México", dijo el vocalista, que con "Keep the faith" soltó por un momento su guitarra para hacer sonar las maracas.

"(You want to) Make a memory", "Captain Crash & The beauty queen from mars", "Born to follow" y "Who say you can't go home" siguieron en el repertorio hasta llegar a lo más estruendoso con "Bad medicine", que hizo estallar el espíritu rockero de las 48 mil almas.

"Una vez más", propuso Jon recorriendo con movimientos sensuales de un lado a otro el escenario. Alargó el tema y sus fans le rindieron una gran ovación de pie, pero no fue suficiente para el artista de 51 años, pues los invitó a seguir bailando y brincado.

Parecía el gran final del concierto, pero no fue así. Ante la petición de un enardecido público por oír una más, Bon Jovi concedió y pudo con más.

Portando ahora una chamarra negra, solicitó luces en las gradas y plancha del Foro Sol, por lo que todos tomaron su encendedor y teléfonos móviles para iluminar al ritmo de "Wanted dead or alive".

Con "Have a nice day" apareció en pantalla la imagen que luce en la portada de su más reciente disco y después de "Someday I'll be saturday night", Bon Jovi cerró de manera apoteósica ante un monumental coro con "Livin' on a prayer".

De acuerdo con algunos fanáticos, en la lista de canciones hicieron falta los clásicos "Always", "Bed of roses" y "Never say good bye". Quizá para la próxima, decían otros.

La gira de Bon Jovi continuará en Canadá, Estados Unidos, Japón y Australia.