Gana religiosa argentina Premio "Navarra" a la Solidaridad

La religiosa argentina Martha Pelloni, de 72 años, fue galardonada con el Premio Internacional "Navarra" a la Solidaridad 2013 por su trabajo en favor de los Derechos Humanos en su país, en especial contra la trata de menores, abusos sexuales y robo de niños y niñas para tráfico de órganos.

De acuerdo con un comunicado de la organización de este galardón, el jurado destacó su "labor de denuncia, acompañamiento de familias y firmeza en sus posicionamientos públicos que han colaborado en el esclarecimiento de casos".

Asimismo, en su implicación en la modificación de prácticas y leyes nocivas que no respetan la dignidad humana".

Este premio distingue a aquellas instituciones, organizaciones o personas que destacan en cualquiera de los ámbitos de la cooperación internacional, especialmente en la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Está dotado con 25 mil euros (33 mil 747 dólares) y es concedido conjuntamente por el Gobierno de Navarra y Laboral Kutxa.

En la edición de este año se presentaron 25 candidaturas de 20 países.

El exciclista y presidente del jurado, Miguel Induráin, dio a conocer el nombre de la galardonada en el Palacio de Navarra, norte español.

Martha Pelloni nació en Buenos Aires (Argentina) en 1941 y es religiosa de la congregación de Carmelitas Misioneras Teresianas.

En 1990, cuando era rectora de un colegio en la provincia argentina de Catamarca, vivió en primera persona la violación y asesinato brutal de María Soledad Morales, una de sus alumnas.

Este hecho marcó su compromiso por los Derechos Humanos de los niños y niñas argentinos, especialmente contra la trata, la explotación y abusos sexuales y el robo de menores.

Ese año, 1990, Pelloni organizó una marcha del silencio, la primera de las 82 que lideró, con el objetivo de avanzar en el esclarecimiento y juicio de los responsables del crimen de María Soledad y para que el Gobierno Nacional decretase la intervención de los tres poderes de la provincia por casos de corrupción y abuso de poder que estaban saliendo a la luz.

Por este compromiso público la galardonada recibió innumerables presiones y difamaciones.

Pelloni también ha colaborado con muchas familias en el esclarecimiento de casos de robo y venta de bebés.

En 2008 formó la Red Nacional Infancia Robada, compuesta por 21 foros sociales con presencia en siete provincias argentinas, que se dedica, entre otras cuestiones, a la prevención, asistencia y lucha contra el tráfico, trata y la explotación sexual de niñas, niños y adolescentes.

La religiosa ha creado también la Fundación Santa Teresa, entidad destinada a ayudar y capacitar al campesinado, y la Casa de Derechos Humanos en Curuzú Cuatia, que da asistencia a las personas más necesitados.

En 2005 recibió un reconocimiento internacional a su labor con la nominación como postulante al Premio Nobel de la Paz, distinción que compartió con un grupo de mil mujeres de la asociación Mujeres de Paz en el Mundo, de la que es miembro.